Cartas oceánicas

Corto circuito causa Fuego Olímpico

Una extraordinaria nota de Bruno Cabello publicada en La Afición, documenta con precisión la posibilidad de convertir los e-sports en disciplina olímpica. Ningún medio tocó el tema con tanta seriedad como Bruno lo hizo en este diario. En ella se abordan los puntos que a favor o en contra, el COI tendrá que debatir en un futuro cercano. Desde hace tiempo me atormenta el espíritu olímpico, esa energía que pone en marcha el movimiento deportivo más antiguo, enfrenta una desaceleración provocada por la falta de interés de las nuevas generaciones en sus disciplinas clásicas. Mirar un atleta desafiar la gravedad, romper las barreras del tiempo, dominar un elemento o superar los límites humanos, no parece cautivarles. Peor aún, no parece motivarles. El deporte de alto rendimiento posee dos virtudes que tiene prohibido perder: heroísmo y superación. Ambas sensaciones definen el pellejo de un atleta, sin ellas estamos perdidos. Menos sensible, la industria del videojuego ha avanzado hasta la competición, regulación y organización de sus consumidores. El negocio consistió en convertir al cliente en practicante, y hacer del practicante un profesional. La universalización llegó a través de los desafíos online, casa a casa, sillón a sillón; y con la oficialización del término e-sports, millones de usuarios se convirtieron en deportistas: un fenómeno arrasador para algunos y aterrador para otros, tomando en cuenta que el Ajedrez, un deporte en toda regla, sigue sin formar parte del programa de los Juegos. La pregunta es si la transformación del movimiento olímpico encendido por circuitos electrónicos, causando el fuego, atraerá nuevas audiencias e inversión para apoyar los deportes clásicos, o terminará enterrándolos en Atenas.

josefgq@gmail.com