Cartas oceánicas

Si corre Messi, correrán todos

El Ajax de Frank de Boer se suma a la lista de equipos apuntados a la moda de jugar con presión adelantada, aquello que Menotti llamaba pressing y que ha existido siempre, la única diferencia se ha vuelto la zona del campo donde empieza, la cantidad de jugadores que aprietan y las responsabilidades que se asumen. Ayer, el Ajax llegó a presionar la salida del Barça hasta con seis jugadores a orillas de su área, un riesgo considerable tomando en cuenta la clase de futbolistas rivales que esperaban por detrás de esa zona roja que pintó De Boer 70 metros por delante de su meta: Iniesta, Neymar, Pedro y Cesc. Ajax se la jugó y funcionó, dio cátedra. El resultado un 2 a 0 favorable en 45 minutos que al final definió el partido y la primera derrota de Martino desde que llegó. Jugar como lo hizo el Ajax, lo hacía el Barça, lo hacen Bayern y Borussia, lo intenta hacer el Atlético y empezarán a hacerlo varios, es la línea que divide a equipos y delanteros entre modernos o clásicos. Entender la presión como el principal recurso ofensivo del nuevo futbol es un cambio radical, parece sencillo, se trata de impedir la salida del balón lo más cerca posible del área, pero esto, tienen que hacerlo en primer lugar los de arriba, que son generalmente las figuras de un equipo, los que cobran, las estrellas. El cambio de mentalidad en los atacantes modernos ahora obligados a correr el triple, marcar, apretar, encimar y sobre todo recuperar el balón es algo que debe aprenderse desde niños. A esto se refería Guardiola con aquella frase donde explicaba que lo que más le gustaba de Messi era su intensidad para presionar, porque si Messi, el mejor del mundo corría, entonces hasta el más pequeño de la cantera lo haría.

josefgq@gmail.com