Cartas oceánicas

Cuatro caminos

Comentarista, entrenador, director deportivo o promotor. Cuatro caminos elige el ex futbolista en cualquier parte del mundo para seguir como ellos dicen, “ligados al futbol”. En todas estas profesiones, porque son profesiones, hay grandes casos de éxito, pero la mayoría de las veces los intentos terminan siendo anecdóticos, olvidables. Como a todo profesionista que se integra a una nueva vida laboral, le hace falta preparación y vocación. El futbol en todas sus modalidades fuera del campo, sea en los medios, la oficina, la banca o los negocios, es tan exigente y competitivo como era dentro. Ser líder en esta industria es complicado. No alcanza con haber sido ídolo, aunque ayuda, tampoco alcanza con haber jugado a cierto nivel, ser hombre de futbol. Al contrario, la figura del ex futbolista empieza a perder credibilidad. En parte por su ir y venir entre uno y otro medio, entre uno y otro equipo, pero sobre todo por su falta de especialización. Un día son comentaristas, al siguiente entrenadores o directivos. Si no funciona vuelven y así hasta que alguien no quiera contratarlos más. El último en llegar o irse, es Juan Francisco Palencia. Uno de los mejores futbolistas de los últimos años. Intachable dentro de la línea que separa al campo del entorno. Hombre de vestidor, deportista y conocedor del juego. Pero sin ningún pergamino en planeación estratégica, comunicación, negociación o desarrollo de talentos. Detalles mínimos, muy básicos en el puesto que ocupaba. Aun jugando en Europa, Palencia como muchos otros no se preparó. Apuesta todo a ser Palencia, el ex jugador. Su salida de Guadalajara huele a huida, a escapatoria. Ahora quiere ser entrenador, mucha suerte, pronto lo veremos como comentarista.

josefgq@gmail.com