Cartas oceánicas

El banquete

De los ocho equipos que arrancan esta semana la fase de cuartos, solo uno llega campeón: el PSG ha convertido la Ligue 1 en el recibidor de su casa mientras el resto de clubes se mantienen en competición. Al Bayern, que saca cinco puntos de ventaja al Dortmund, le quedan 15 en juego. Mismo caso del Benfica, que logró despuntar en su mano a mano con el Porto del que le separan cinco puntos faltando 18. Al City no le queda ninguna posibilidad en la Premier, continúa tercero a ocho puntos de Leicester quedando seis jornadas. Tampoco tiene opciones el Wolfsburgo, el peor colocado de los cuartofinalistas de Champions League, pues es octavo lugar en la Bundesliga con 38 puntos, muy lejos de los puestos europeos de la próxima campaña. En España los equipos madrileños sacudieron el polvo a la tabla general metiendo al líder en competencia. Atlético de Madrid sigue siendo segundo, pero logró rebajar la diferencia a seis puntos. Real Madrid, al que le separaban 10 largos puntos, se puso a siete del Barça con siete jornadas por delante; en la Liga todavía hay 21 puntos en disputa. La experiencia demuestra que los equipos que llegan tensos a las fases finales de Champions, compiten mejor. Guardiola, que había ganado con mayor soltura la Bundesliga en otras ocasiones, presentará un cuadro en pie de lucha como el que vimos frente a la Juve. Lo mismo sucede con Zidane, cuya memorable victoria en el clásico, convierte al Real Madrid en un auténtico pura sangre en las semanas decisivas del año. Simeone, que acostumbró a sus jugadores a olfatear los buenos campos de batalla, hace del Atlético un rival insoportable. Estos tres equipos arrancan la semana con hambre, los cuartos serán un banquete. 

 

josefgq@gmail.com