Cartas oceánicas

Zidane enfrenta a Messi dirigido por Cruyff

El tiempo no le ofreció a Zidane la oportunidad de enfrentar a Messi ni a Johan Cruyff, la historia sin embargo, los metió en el mismo cajón donde el futbol guarda un pequeño grupo de jugadores al que Messi ya se ha incorporado junto a Pelé, Maradona, Di Stéfano, Cruyff y Zidane. Dentro de ese espacio el francés puede mirar a la cara al holandés, fuera de él, Zidane y el resto de leyendas no tienen nada que hacer al lado de Cruyff. La comparación sirve para entender la dimensión del hombre que el Barça va a homenajear mañana, su equipo recibirá al de Zidane, que a pesar de su gran nombre, empequeñece ante la magnitud del acontecimiento: el Real Madrid jugará en el velorio de Johan Cruyff. El destino suele pactar estas cosas con el futbol. El clásico vivirá uno de los capítulos más singulares de su historia cuando en cada elemento del campo, jugadores, aficionados, estadio, uniforme y rival, cobre vida la figura de Cruyff. Cargado de electricidad, el partido tiene un riesgo añadido, puede cobrarse la carrera de Zidane como entrenador. Un buen hombre que decidió arriesgar su impecable memoria como jugador, entregándola a un club que en los últimos años no se ha preocupado mucho por el pasado. Una victoria del Barça es previsible, pero las condiciones que definan la derrota son inimaginables. El juego está rodeado de un ambiente muy peligroso para el futuro del Real Madrid, que en caso de caer, solo puede hacerlo de una forma: boca arriba. Cualquier otro tipo de derrota comprometería su paso por la Champions, la continuidad del presidente y el contrato de un buen número de jugadores. Lo último que le faltaba a este maltrecho Real Madrid, era enfrentarse al histórico Barça de Messi dirigido por Johan Cruyff.

josefgq@gmail.com