Cartas oceánicas

El Twitter de Miguel Herrera

Miguel Herrera aprovechó Twitter como lo que es, una herramienta para evadir a la prensa y tener redifusión automática. Sin entrevistas, hizo un resumen puntual de su gira de trabajo y el tour de Peláez e Iñárritu por Europa, un viaje de placer. Las fotos de Herrera en Twitter documentando el “sí quiero” de los “europeos”, menos Vela, atendieron más a una estrategia de comunicación que deportiva. Cerrar la herida abierta en eliminatoria con estos jugadores que reforzarán al América y León, era fundamental. Así, el iPhone de Herrera y su cuenta funcionaron mejor que la burocrática oficina de prensa de la Federación. Dio dinamismo a los medios. Sin embargo, el otro viaje europeo, el más futbolero, debió servirle para estudiar, como mínimo asomarse, al juego de algunos croatas. Para mi gusto los rivales con que México decide el grupo. Croacia es una selección donde la mayoría de sus jugadores, entonces infantiles, vivían en una zona que la guerra terminó decidiendo a quién pertenecía. Modric y sus amigos salen muy jóvenes de los Balcanes y cuando regresan, les confirmaron su nacionalidad: no eran yugoslavos. Eso explica la poca integración que Croacia ha tenido como equipo. A pesar de ello en Francia 98 fueron terceros. De Croacia se dice es un equipo de individualidades, es verdad. Cada uno triunfa por su lado, suelen vestirse de selección y desconocer la consonancia de sus apellidos: Modric, Pranjic, Strinic, Milic, Rakitic, Presic, Kovacic, Ilicevic, Vukojevic, Mandzukic, Olic, Jelavic o Rebic. A Croacia y sus hijos, que la raspan, les hacía falta un hermano que les llamara por teléfono y los familiarizara con su enorme talento. El jugador bandera se llama Modric. A Herrera le faltó una buena foto del rival.

josefgq@gmail.com