Cartas oceánicas

Traigan al guardia

Una conmovedora estadística recorre las duelas. En los últimos cincuenta años solo dos jugadores promediaron 33 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias durante 10 juegos: Michael Jordan y Russell Westbrook, el guardia de Oklahoma. Hace falta volver a escribir el nombre: Michael Jordan, para ver el grosor de la historia. Puntos, rebotes y asistencias, el basquetbol en sus tres dimensiones, no hacen de Westbrook un especialista, sino uno de los jugadores mas completos desde el surgimiento de Kobe o LeBron. Convertido en un fenómeno televisivo, la NBA encontró un sorprendente filón de audiencia alrededor suyo. Nadie quiere y nadie debe, perderse los partidos de los Thunder. Un equipo sin historia que en 2006 heredó la setentera franquicia de los Supersonics de Seattle. Los últimos diez juegos en fila de Westbrook, enfrentando a Memphis, Dallas, Charlotte, Denver, Indiana, Phoenix, Portland, Philadelpia, Chicago y Toronto, sin Kevin Durant en la duela, hicieron estallar las estadísticas. En ellos, Westbrook promedió 34.5 puntos, 10.4 rebotes y 11.3 asistencias. Pero fue el décimo juego de esta escalofriante racha el que desató la locura. Contra Toronto, el domingo pasado, Westbrook estableció una marca solitaria al convertirse en el primer jugador en la historia de la NBA que logra 30 puntos, 11 rebotes, 17 asistencias y 4 robos de balón en el mismo partido. Fue su quinto triple doble, en cuatro de los cuales, ha superado los 30 puntos por partido. Una combinación que desde hace veintisiete años, solo habían alcanzado el propio Michael Jordan, Magic Johnson y LeBron James. Oklahoma marcha octavo en el Oeste, al límite del playoff. Esta noche en el Chesapeake Energy Arena, juega Westbrook, que traigan al guardia.

josefgq@gmail.com