Cartas oceánicas

Tiempo para Jiménez, espacio para Hernández

No sorprendió tanto la alineación de Hernández sustituto de Benzema al 63’, como la titularidad de Jiménez, sustituido por Griezmann al 63’. En cualquier caso compartieron obligaciones: correr, marcar, apretar. Eso está exigiendo el futbol al delantero centro. Se contratan onces y nueves para pelear, goleadores que marquen. Más en el Atlético que en el Madrid, la primera línea de presión es determinante. Cuando Mandzukic y Jiménez flaquearon en la retención y recuperación, el Atlético se agrietó demasiado. Jugando con dos puntas perdió el bloque que le hizo un equipo pétreo sin balón y arrebatador con él. Los pocos balones que tocó Jiménez llegaban de espaldas al marco. Ofensivamente nunca tuvo opción de jugar como punta, como ariete, como rematador. De todas formas en el Atlético hay que ser muy caníbal para triunfar en esa posición. Jiménez debe desarrollar su instinto. Defensivamente no estuvo mal. Tiene un buen armazón y en cuanto embarnezca, le será muy útil para cubrir mejor la pelota, desplazar rivales y tener presencia de área. No es que Jiménez jugara mal el derbi, es que se madura jugando estos partidos. Simeone lo caló y comprobó que aún está verde. Chicharito en cambio sabe de qué se trata. Asume que no es delantero, sino un defensor adelantado alrededor del área. Entró a morder desde el primer minuto. Aunque ansioso, esa entrega le da fama de futbolista sacrificado en nombre del equipo. Pero eso es correr, no jugar. La primera parte del contrato de Hernández está garantizada, peleará cada balón como si fuera el último. Para cumplir la segunda, ser decisivo, necesita lo mismo que Jiménez: tiempo y espacio. Esta semana jugarán Champions, Jiménez visita al Olympiacos y Hernández recibe al Basilea. 

 

josefgq@gmail.com