Cartas oceánicas

Televisión pirata

En su apogeo, Roja Directa acumuló 3 millones de usuarios únicos mensuales solo en España. Las razones que daban para ver futbol pirata, iban desde la lógica gratuidad, hasta alegar que los futbolistas ya ganaban mucho dinero. La tv abierta no alcanza para mantener las Ligas. La publicidad suma, igual que la taquilla y el merchandising, pero haciendo cuentas, el 60% del salario de Messi, Cristiano, Rooney, Ibrahimovic o Pirlo, sale del bolsillo de la gente que paga por tenerlos en su casa. El futbol europeo es un electrodoméstico más. Convirtiendo, verlo cuesta 262 pesos mensuales al español, 157 al italiano, 140 al inglés y solo 27 al alemán. Los precios van en función de la penetración de la tv de pago en cada país. Eliminar totalmente la piratería, significarán 227 millones de euros adicionales a los 954 que ingresa la Liga por temporada. Roja Directa, dedicada a enlazar contenidos gratuitos por los que se paga mucho dinero, formó una sospechosa red de transmisores “espontáneos”. Sobrevivió entre vacíos legales, brincando constantemente de dominio y colocando en esas páginas millones de impresiones en publicidad barata: apuestas, poker, porno, contactos o juegos online. Fundada en España, se convirtió en una amenaza para el mercado del futbol en países con alta penetración de internet, pero baja penetración en tv de paga, precisamente, como España. Con 4 millones de hogares abonados sobre un total de 17, la penetración del 24% convierte a la Liga en la más cara de Europa. Mientras en Inglaterra, 15 millones de hogares pagan por ver tv sobre un total de 27. La penetración del 54% explica el inalcanzable poder económico de la Premier que a partir de 2016, cobrará 3,500 millones de euros por temporada. 

josefgq@gmail.com