Cartas oceánicas

Posesivo compulsivo

El Barça su gran precursor, empezó a abandonar el debate de la “posesión” perdiendo todos los títulos la campaña pasada. Fue el equipo que más tiempo tuvo la pelota en Europa con 69% por partido. Detrás suyo el Bayern (63%), goleado en semifinales de Champions por un Madrid contragolpeador, animó a los detractores sobre la ineficacia del estilo. Les siguieron Rayo Vallecano (58%), Arsenal (57%), Juventus (56%), Dortmund (54%), Celtic (54%), Tottenham (52%) y Milán (51%). Entre los equipos con más posesión solo hubo tres títulos: Bayern en Bundesliga, Juve en Serie A y Celtic en Scottish Premiership. Incluso Alemania (48%), Campeona Mundial, tuvo menos tiempo la pelota que Brasil (52%) aquella noche del 1-7 en Mineirao. La final de Lisboa entre Madrid y el Atlético campeón de Liga, casi convence que el juego alrededor de la pelota: presión, recuperación, posesión, desmarque, pase y remate; era inútil. Decíamos que hasta el Barça renunció porque en su transición, Vilanova, Martino, Luis Enrique, de pronto se sintió cómodo con pases largos, velocidad al frente y hasta balón parado. El futbol se asombró hace unas semanas cuando contraatacando, eliminó en Copa al Atlético, que le arrancó jugando así, el campeonato de Liga. Un Barça contragolpeador era lo último que necesitaba esa corriente de equipos posesivos para extinguirse. Pero esta semana reapareció aquel estilo único que dominó al mundo. Durante 2 minutos y 9 segundos, 10 futbolistas del Barça tocaron la pelota 51 veces consecutivas en 75 metros del Etihad. Iniesta (10), Busquets (7), Alves (6), Alba (6), Messi, (5), Rakitic (5), Mascherano (4), Piqué (4), Neymar (3) y Suárez (1). Jugar así, es lo más difícil que ha existido en la historia del futbol.  

 

josefgq@gmail.com