Cartas oceánicas

¿Pinches holandeses ladrones?

Hace tiempo que los holandeses, científicos del balón, consideran al futbol mexicano un yacimiento de talento. No pagan grandes sueldos, no gastan millones y sus equipos, jamás romperán el mercado. A cambio ofrecen formación. Jugar en la Eredivisie, junto a la portuguesa una Liga periférica a las cinco grandes, significa hacerlo en una de las mejores academias del deporte. En Holanda se aprende a entrenar, lo primero, y después, a explorar los recursos tácticos del juego. El futbolista se vuele un estudiante a sueldo. Para no ir tan lejos, se hicieron jugadores en Holanda dos de las grandes joyas del futbol brasileño de todos los tiempos: Romario con 21 años y Ronaldo con 18. Pulidos por el PSV saltaron a la Grandes Ligas, nunca al revés. El paso mexicano por Holanda es muy productivo. Carlos Salcido, 164 partidos y 3 goles con el PSV se fue la Premier. Maza Rodríguez, 87 partidos y 3 goles con el PSV se fue a la Bundesliga. Héctor Moreno, 99 partidos y 7 goles con el AZ se fue a la Liga. Testimoniales fueron el paso por el Vitesse de Joaquín del Olmo, 15 partidos y 3 goles y, Ulises Dávila con 3 partidos. Esta temporada, los futbolistas mexicanos más rentables en Europa detrás de Héctor Herrera son Jesús Corona, 42 partidos y 11 goles con el Twente y Andrés Guardado, desde ayer, Don Andrés Guardado para la afición del PSV donde ha jugado 28 partidos y marcado un gol. El homenaje del Philips Stadion a Guardado pidiéndole que a sus 28 años no se vaya y termine su carera en Holanda, no solo fue emotivo. Confirma el gusto de aquellos “pinches holandeses ladrones” por los futbolistas mexicanos y que su Liga, es el mejor destino para nuestros juveniles. Ha hecho más la Eredivisie por el futbol mexicano, que la Liga MX.   

 

josefgq@gmail.com