Cartas oceánicas

Pellegrini abandona a 'Cenicienta'

A costumbrados a ver al City de Premier, un equipo ligero en una Liga robusta, desilusionó su alineación sin Nasri, Dzeko, con Navas casi de lateral derecho y Kolarov de izquierdo. Jugándose todo a un balonazo desconocido con rumbo a Negredo y apuntalando las fronteras de Touré y Fernandinho con la fiereza de Demichelis, que saliendo de atrás, iba a buscar a Messi hasta el centro del campo, una, otra y otra vez hasta que le rompieron la cintura. El Etihad cambió el plano horizontal por el vertical, la presión colectiva por la pasión individual, su City no era el de siempre. Pellegrini que se hizo sabio a golpe de eliminatoria, decidió que frente al equipo que patentó la “posesión” no había otra opción que entregarle la pelota y buscarle las espaldas. Pero el Barça a pesar de conseguirla gratuitamente no asumía demasiados riesgos con ella, incluso parecía conforme con el trato a ceros que le estaban ofreciendo. El primer tiempo terminó bien engrasado por la táctica de los entrenadores. Pellegrini que ha sido el primer actor de Cenicienta en varias ocasiones, semifinalista con Villarreal y Málaga, no estaba dispuesto a repetir papel. Ayer prefirió un parlamento sensato, sin escenas románticas ni detalles heroicos. No iba a ser, otra vez, el que se sacrifica por el espectáculo, el que se inmola con el libro de estilo mientras su rival gana el juego. Para muchos Pellegrini quedará retratado, para otros hizo lo correcto porque el partido le seguía funcionando bien hasta el 54’ (Messi 0-1), cuando una falta fuera del área se cobra como penalti. No fue el injusto gol de Messi lo que elimina al City. Fue la justa expulsión de Demichelis, por desubicación geográfica, lo que estropeó el gran paisaje de la eliminatoria.