Cartas oceánicas

El Mundial está en tus manos

En la red quedará atrapado Brasil 2014. Asistiremos al primer Mundial de las redes sociales, arraigadas y certificadas, como el régimen de comunicación más dominante desde la invención de la televisión. El Mundial que convierte televidentes en usuarios. El Mundial que se juega en la palma de una mano. Todo el futbol cabe en un iPhone, en un iPad. El primer Mundial portátil, interactivo, independiente. Con jugadores que acumulan más millones de seguidores en sus cuentas como Cristiano, 83, o Messi, 57, que sus países habitantes; Portugal 11 y Argentina 41 millones. Cualquier gol, cualquier momento, Twitter y Facebook lo exhibirán de inmediato. Se emitirán juicios instantáneos, se distribuirán sentencias espontáneas. Antes de terminar un partido el árbitro será tendencia y minutos después, una selfie desnudará la intimidad de un vestidor. Hasta dónde llegaría aquella escena de Beckenbauer envolviendo su clavícula en un esparadrapo dentro del Azteca, o la imagen de Jules Rimet, empacando la Copa en papel periódico para que los uruguayos escaparan de Maracaná con ella. Si las redes sociales hubieran existido en México 86 Maradona habría sido condenado en un segundo y la mano de Dios, perdería una religión. El llanto de Pelé en Suecia pudo ser un hashtag, la chueca estampa de Garrincha un meme y el escándalo de Paolo Rossi previo al 82 un viral artificial. El futbol que logró escapar de grandes dictadores, hoy parece dominado por la tiranía del “like” o la opresión de un “RT”. El futbol de nuestra época digitaliza al clásico Circo Romano, pulgar para arriba o pulgar para abajo. El poder de un “clik” convierte al aficionado en César. A 84 años del primero, Uruguay 1930, el Mundial está en tus manos. Cuídalo.  

josefgq@gmail.com