Cartas oceánicas

México Sub 17: otro triunfo del absurdo

Una noche de perros en Montbéliard, Carlo Ancelotti saca del campo a Marco Verratti, titular del PSG con solo 20 años y en su lugar, mete al francés Kigsley Coman, con 16 años y ocho meses de edad. Coman, atacante refinado, espigado y veloz, se convierte en el futbolista más pequeño en la historia de Francia. Juega tres partidos en la Ligue-1 y con 17 años, firma por Juventus. En la Seria A juega 20 partidos, cinco como titular, y el sábado 6 de junio del 2015, Massimiliano Allegri lo mete al campo del Olímpico de Berlín sustituyendo a Evra, minutos antes del gol con que Neymar cierra la Final de Champions. Semanas después, Kingsley Coman cumple 19 años y firma por el Bayern de Guardiola, con quien lleva cinco partidos en Bundesliga, cuatro como titular, dos en Champions y dos goles.

El sábado jugó 90 minutos en la victoria del Bayern, ubicándose atrás de Lewandoski y a la derecha de los veteranos Robben y Müller. A este paso, 19 años con 33 partidos en las principales competiciones europeas, Coman no tardará en alcanzar los números de su compatriota Paul Pogba: 140 partidos y 28 goles con apenas 23 años; misma edad que Verratti, Varane, Nastasic, Kondogbia, Rafinha, Draxler, Lukaku, Bernat, Chamberlain, Isco, Götze, Koke, Carvajal, Courtois o Neymar. Técnicos como Ancelotti, Allegri y Guardiola, confían en jóvenes como Kinglsey Coman, que entre 17 y 23 años, pasan de niños futbolistas a figuras mundiales. Los triunfos de la Sub 17 son el mayor absurdo de los entrenadores mexicanos, que han convertido talentosas generaciones de niños, en adolescentes problemáticos, juveniles sin desarrollo y profesionales tardíos, terminando su carrera como infantiles veteranos.

 

josefgq@gmail.com