Cartas oceánicas

La Liga más pequeña, invade a la mayor

La banda cruzando el montículo, primera base dentro del área chica, una de las porterías en el jardín izquierdo, las bancas en el central y el home plate, en un rincón fuera del campo. A partir de este domingo la franquicia deportiva más célebre de Estados Unidos, los Yanquis de Nueva York, compartirá estadio con la más reciente, el New York City Football Club. El hecho, un equipo de futbol jugando en el templo del beisbol, explica el impacto que la MLS está cobrando. No es la primera vez que el Yankee Stadium adopta al soccer. En sus inicios aquel Cosmos, hoy convertido en uno de los grandes íconos pop de este deporte, partió el diamante varias temporadas en el Bronx. La idea de ver a la más pequeña de las Ligas estadunidenses invadiendo el territorio de las mayores, es un fantástico reto para el futbol en general, no solo para la MLS. Por ahora el New York City asegura quince mil abonados en la campaña y su primer partido de local, podría rozar el lleno. Su directiva anunció que abrirá todas las zonas del estadio ante la sorprendente demanda de boletos, treinta mil vendidos hasta ayer. La MLS tiene todo calculado, el debut de Nueva York debía ser frente al gran rival de la ciudad, suena raro, pero el domingo a las cinco de la tarde y durante un partido de futbol, Boston visita el Yankee Stadium. La combinación New England Revolution vs New York City Football Club, parte de una sólida base británica. El hermano pequeño del City inglés empieza así a construir su propio clásico. Una mezcla entre los orígenes del juego y el más moderno de sus campeonatos. Con la Premier como modelo y una gran cultura deportiva, la MLS sigue dando pasos para convertirse en la Liga de futbol más importante de América.  

 

josefgq@gmail.com