Cartas oceánicas

Inglaterra declara la guerra a Europa

Ni sumando lo que cobran por derechos de tv la Serie A, La Liga, la Bundesliga y la Ligue 1 francesa, alcanzaríamos a pagar el nuevo contrato que cerró la Premier League. Poniéndolo en perspectiva: a partir de 2016 Leicester o Burnley, sus peores equipos, ganarán hasta 150 millones de dólares por temporada en concepto de tv. Más de 150 millones al año solo eran capaces de cobrarlos Real Madrid (158) y Barça (158), rompiendo su mercado. Los símbolos de otras Ligas como Bayern (41), Dortmund (40), Juve (106), Milán (87) o PSG (49), estarán más lejos de Chelsea, City, United, Arsenal o Liverpool, que gracias a este contrato ganarán, cada uno, hasta 239 millones de dólares por temporada. El incremento del 70% en derechos nacionales de tv, sumado a su enorme demanda fuera de Gran Bretaña, convertirán a la Premier con 3,900 millones de dólares por temporada, en la segunda competición deportiva más cara en la historia. Solo superada por la NFL cuyo contrato en conjunto con NBC, CBS, ESPN y FOX, se incrementó 60% en 2015 con vigencia hasta 2022 alcanzando 6,450 millones anuales. Por debajo de la Premier estarán la MLB con 3,100 millones y la NBA con 2,500 millones de dólares al año. En cuanto al promedio de asistencia en los estadios, la NFL encabeza la lista con 68 mil personas por partido. Le siguen la Bundesliga con promedio de 42 mil personas, la Premier con 36 mil, la MLB con 30 mil, La Liga con 29 mil, la Serie A con 23 mil y la NBA, siempre bajo techo, con 17 mil personas por partido. Durante los próximos años no habrá forma de competir económicamente con los ingleses. Ninguna estrella se resistirá. Sus 20 clubes, de un plumazo, estarán en la lista de las 50 franquicias con más ingresos en el mundo.   

 

josefgq@gmail.com