Cartas oceánicas

Incomparable

Barcelona jugará su cuarta Final de Champions en las últimas 10 temporadas. En tiempos donde el deporte es dominado por todo tipo de intereses y sometido a tanta exigencia física y mental, la cifra es indiscutible. La época del Barça, 2006 a 2015, es también la de Patriotas de Nueva Inglaterra con tres Super Bowls jugados durante los mismos años, la de Miami Heat con cinco Finales de NBA y la de Gigantes de San Francisco con tres Series Mundiales. Todos ellos grandes dinastías. La hazaña del Barça sin embargo, es incomparable porque en paralelo a la emblemática Champions, ha ganado durante el mismo periodo cinco Ligas, sin incluir la que está por ganar, y dos Copas del Rey. Por ahora le quedan tres partidos para sumar tres títulos más. Vencer al Atlético en el Calderón la próxima jornada de Liga, al Athletic Club en la Final de Copa el 30 de mayo y a quien lo rete el 6 de junio en la Final de Berlín. Pero no parece que alguien sea capaz de detenerlo. En todos estos años venciendo a los más grandes, desde la versión de Rijkaard 2006 a la de Luis Enrique 2015, pasando por la era Guardiola, su futbol mantuvo a la vista de todos un estilo que muchos equipos intentaron imitar y otros dinamitar. El estilo Barça se discutía todos los días, pero ni sus imitadores ni sus reventadores tuvieron éxito porque el Barcelona continuó ganando mientras en la travesía, gestiona la evolución de su juego con enorme sentido práctico. Ha sido tal su especialización en la victoria, que hoy es capaz de ganar como siempre o como nunca. En cualquiera de sus versiones, tocando de un lado a otro o lanzado de abajo para arriba, es el mejor del mundo. No hay por lo tanto otro estilo en este Barça tan dominante, que el único estilo de ganar.

josefgq@gmail.com