Cartas oceánicas

La Holanda ganadora

Holanda no le debe nada al futbol, es el futbol quien le debe más. Pero le reclaman algo, esta Holanda, dicen, no ataca, no juega nada. Aun así los holandeses llegan a semifinales marcando 2.4 goles por partido, 1 gol cada 40 minutos. Anotan 1 de cada 6 intentos frente al marco. Generan un promedio de 15 oportunidades en 90 minutos alrededor del área. En total, llegaron con peligro 75 veces en sus primeros 5 partidos. De sus 12 goles, la mayor cantidad junto a Colombia, 11 son de jugada en movimiento, solo 1, el penal contra México, fue a balón parado y 10 de ellos, fueron marcados entre el minuto 45 y el 90. A pesar del clima, son muy resistentes en segundas partes. Los porteros les han detenido 24 remates al marco, 20 han sido bloqueados por defensas y otros 19 disparos suyos han pasado cerca de los postes. Un equipo explosivo, de largo alcance y con un poderoso estado físico. Holanda lleva 571 kilómetros recorridos en el campeonato, 114 por partido superando la media de 109. Completaron 2,031 pases y lanzaron 89 centros al área, de los cuales 23 terminaron con un remate al marco. También pegan, han cometido 91 faltas, solo Costa Rica con 94 y Brasil con 96 los superan. No es aquel equipo de cristal, ahora mete la pierna. Les pegan menos, se mueven mucho, pero de las 58 faltas que han recibido, Robben se ha llevado el 40% de ellas con 22. Solo Neymar con 35, hubiera llegado más golpeado que el holandés a semifinales. En la mayoría de los casos los números de Holanda superan la media del Mundial y de los semifinalistas. Aunque no lo parezca, la de Van Gaal puede ser la versión más completa de Holanda. Una selección que harta de divertir a todos, hoy está decida a ganar y eso, gusta menos, pero lo merece.  

 

josefgq@gmail.com