Cartas oceánicas

Herrera al rescate de Jiménez

Ni lesionado ni castigado, Raúl Jiménez está sano y todos los días llega puntual a entrenar. Pero no juega. Lleva seis partidos, cuatro en Liga y dos en Champions, olvidado. La última vez que entró al campo era la fecha siete en Mestalla. Jugó 31 minutos hace más de un mes. Frente a Espanyol y Getafe fue a la banca. Frente al Córdoba, como ayer ante Real Sociedad y contra Malmoe en Champions, vio el partido en la tribuna. Las explicaciones de Simeone son escuetas: necesita tiempo para adaptarse, entender el juego del equipo y entrar en ritmo europeo. Suena a pretexto. Tomando en cuenta que el Atlético es campeón de Liga y subcampeón de Europa, no parece el mejor lugar para asistir a un curso de verano. En estos clubes el tiempo es un bien tan escaso como los puestos y Simeone, quizá fue demasiado rápido con el mexicano igual que ahora está yendo muy despacio. Jiménez ha ido de titular en el Bernabéu en la jornada tres, a suplente de suplentes en la once. Los últimos partidos no ha entrado ni en las convocatorias, esto es lo más raro. Ser cedido en invierno no es una opción. Por reglamento está imposibilitado, ya jugó en dos equipos durante la misma temporada, y porque el Atlético no tiene la intención de hacerlo, pagó un buen dinero por él. El pasado en la posición de Jiménez es muy duro. A estas alturas de Liga, fecha once, todos sus antecesores habían marcado como mínimo tres goles. Kun (4), Forlán (4), Costa (3), Falcao (6), Villa (3). Entre sus actuales compañeros, Mandzukic llegó a 5 en Liga y 2 en Champions y Griezmann, lleva 2 en Liga por 2 en Europa. Simeone que hace unas semanas despotricaba contra la fecha FIFA, hoy agradece que su delantero arrumbado en la tribuna, viaje para jugar con México.  

 

josefgq@gmail.com