Cartas oceánicas

Dejarlos ir...

Hoy que México prepara otro Mundial Sub 17 debemos insistir. Al cumplir 23 años, un futbolista estelar en las cinco grandes Ligas: Premier, La Liga, Bundesliga, Serie A y Ligue 1, ha jugado un promedio de 114 partidos en cualquier competición. Para llegar a esta cifra tuvo que debutar por lo menos con 18. A esa edad, entre 18 y 19 años, el futbolista de estas Ligas lleva como mínimo dieciocho partidos en Primera División. Es el caso de promesas como: Luke Shaw del United, Calum Chambers del Arsenal, Gayá del Valencia, José María Giménez del Atlético, Adrien Rabiot del PSG, Origi del Lille, Januzaj del United o Max Meyer del Schalke. Al cumplir 20 años, la cifra promedio de partidos es treinta. En este tramo destacan: Marquinhos del PSG, Laporte del Athletic Club, Kovacic del Inter, Emre Can del Liverpool, Lucas Ocampos del Marsella, Hakan Calhanoglu del Leverkusen, Moi Gómez del Villarreal, Sterling del Liverpool, Lazar Markovic del Liverpool, Deulofeu del Sevilla o Michael Frey del Lille. Al cumplir 21 años, la cifra promedio se incrementa hasta los 67 partidos, incluso pasando por dos equipos de las cinco grandes Ligas como Juan Bernat del Bayern, Lucas Digne del PSG, Ben Davies del Tottenham, Varane de Real Madrid, Nastasic del City, Pogba de la Juve, Kondogbia del Mónaco, Draxler del Schalke, Chamberlain del Arsenal o Lukaku del Everton. Y entre 22 y 23, con más de 100 partidos promedio, ya hablamos de figuras: Courtois, Alaba, Carvajal, Veratti, Götze, Koke, Isco, Lucas Moura o Neymar, por ejemplo. México ha sido campeón mundial Sub17 dos veces, pero los únicos futbolistas de ambas generaciones que en algún momento cumplieron con estos criterios de elite, son Gio y Vela. Con 18 años hay que dejarlos ir.

josefgq@gmail.com