Cartas oceánicas

Curry y el quinteto de la muerte

Dirigidos por Phil Jackson y encabezados por Michael Jordan, los Toros de Chicago de la temporada 95-96 son considerados por muchos el mejor equipo de baloncesto de todos los tiempos. El quinteto que completaban Scottie Pippen, Ron Harper, Dennis Rodman y Luc Longley, con Steve Kerr y Toni Kukoc entrando desde la banca, tuvo la virtud de dominar la historia: los aficionados repiten de memoria su cuadro titular, y tiene la cualidad de dominar las matemáticas, todos recordamos su marca: 72 victorias y solo 10 derrotas. La hazaña de los Toros, impulsados por la figura de Jordan y su consistente estadística, logró superar a equipos legendarios como los Celtics de Larry Bird, Robert Parish y Kevin McHale; los Lakers de Magic Johnson, Abdul-Jabbar y James Worthy, y los de Jerry West, Elgin Baylor y Wilt Chamberlain; los Sixers de Julius Erving y Moses Malone y los Pistones de Isiah Thomas y Joe Dumars. Ningún equipo dominó una temporada de la NBA con semejante autoridad. Sumando playoffs, los Toros cerraron esa campaña con 87 victorias y 13 derrotas. Fueron una de las grandes maquinarias del deporte mundial. Aquel equipo es inmortal, muchas cosas tendrían que suceder para olvidarlo, pero su marca, aunque parezca imposible, está bajo amenaza. Los Guerreros de Golden State, que ya poseen la mayor racha de victorias (24) al inicio de una campaña, mantienen un ritmo escandaloso: 53 victorias por 5 derrotas, faltando 24 partidos de temporada regular. La última exhibición de Stephen Curry, volviendo lesionado para decidir el juego vs Oklahoma City sobre el reloj, firmando 12 triples y 46 puntos, nos obliga a apuntar estos apellidos: Thompson, Iguodala, Barnes y Green, junto a Curry; el quinteto de la muerte. 

 

josefgq@gmail.com