Cartas oceánicas

Cosas de Nueva York

El café de la mañana en vaso de cartón. Amanecer en un callejón. El sol en la ventana, atardecer en la 42. La luna en el Hudson. La estrella en el Madison. El viento del Atlántico. Un faro, una isla y un capitán. Staten Island, Liberty Island, Coney Island, Ellis Island. La inmigración. Una puerta. Un puerto. Un distrito, el Meatpacking. Un bistec con papas, la sopa de tomate. El Diner. El carrito de hot dogs. Los taxis amarillos. El tráfico sobre Queensboro, la banca que está debajo. Un banco, muchos bancos. La lámpara de un hotel. La luz contra la pared. Times Square. La Biblioteca. El Metropolitan. Un Cosmopolitan, que sean dos. El júbilo, un árbol de Navidad, el fin de año. Una banqueta y un mendigo, Wall Street, la depresión. El jazz. El Radio City Music Hall. Las sinagogas. Saint John, Saint Patrick, Saint Paul, los irlandeses. China Town. Los italianos, un sándwich de pastrami, la gabardina, un sombrero y los zapatos de charol. Una aguja y un botón. La cabina de teléfono. Spiderman, Superman. Un corredor, dos corredores, tres corredores, la maratón. La Estación Central, el ferry, el subterráneo. Un viajero, un visitante, un ciudadano y un vagón. El West Side, una historia. El Upper East, otra historia. Un libro. Una obra. Una actriz y un teatro. Brooklyn, Manhattan, un puente, un túnel, Jersey y el Bronx. El graffiti. El Moma. Las escaleras de incendios, los bomberos, la policía, el alcalde. El edificio de ladrillo rojo, el rascacielos de cristal. El asfalto, el acero y el hormigón. Los robles del Poet’s Walk. Las hojas en el parque. El otoño. Los héroes y el cañón. La madera. El sonido de la madera, el olor del guante, la costura de una pelota. La noche. El Yankee Stadium. Derek Jeter, el shortstop.  

 

josefgq@gmail.com