Cartas oceánicas

Codazo de Blatter sobre Rousseff

A horas de la inauguración en un comunicado titulado “La Realidad de las Cosas”, FIFA señala al Gobierno como responsable de las dos grandes protestas que llevan brasileños a las calles: el costo y el presupuesto. Interpretando y resumiendo. Sobre el costo, calculado hasta ayer en 15 mil millones de dólares, FIFA asegura que el dinero no salió del contribuyente y que el organismo se hizo cargo de todos los gastos de operación del Mundial pagando casi 2 mil millones sin ayudas públicas, financiándose en ganancias obtenidas por derechos de TV y patrocinio. FIFA se lava las manos sobre los restantes 13 mil millones correspondientes a inversiones realizadas por Brasil, que no están, según FIFA, directamente relacionadas con los gastos del Mundial al tratarse de mejoras en carreteras, aeropuertos y comunicaciones, cuyos beneficios a largo plazo pertenecen a Brasil, no a FIFA. Sobre el dinero utilizado en construcción de estadios a cuenta del presupuesto en Educación y Sanidad, FIFA deja la pelota en el campo de Dilma Rousseff, aclarando que fue la propia Rousseff quien prometió hace dos semanas, que los presupuestos del Estado Brasileño en Educación y Sanidad no serían afectados por el préstamo que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social concedió en últimas fechas a la construcción de estadios, suponiendo únicamente el 0.16% del PIB brasileño. Siguiendo con el tema estadios, la FIFA explica que en ningún momento exigió a Brasil levantar 12 estadios. Fue Brasil quien eligió construir 12 sobre un mínimo de 8 que propone FIFA, quien tampoco, decidió el costo y diseño de cada uno, siendo la seguridad y funcionalidad del inmueble el único proyecto que supervisa. El codazo de Blatter a Rouseff es clarísimo.

josefgq@gmail.com