Cartas oceánicas

"Chicharito": noventa y nueve goles después

Un pelotazo cruza el campo de Wembley, el sol que aparece poco en esa tierra, perfila la sombra de un atacante desconocido. Al minuto 76 de partido, Valencia pisa la línea de fondo y tira un centro made in England; Hernández pica entre dos defensores del Chelsea, trompica y remata; el balón le rebota en la cara y termina en la red: gol de Chicharito, el primero de cien en Europa. Aquella anotación rocambolesca que aseguraba otra Copa para el United de Ferguson, la Community Shield, fue el inicio de una inútil discusión, la más absurda en la historia del futbol mexicano, entre los detractores de Javier Hernández y sus seguidores. Ningún futbolista en el mundo capaz de marcar cien goles en tres diferentes Ligas europeas, sumando la Champions League, divide tanto la opinión en su país. No importó que aquel gol haya sido en Wembley, ni con el United, ni contra el Chelsea, ni en su primera Final; lo que importaba, lo que les dolía, es que el remate había sido de “chiripa”, una “chiripiorca”, “chafa”, “chanflesco”. Desde aquella tarde la trayectoria de Chicharito, tan legendaria como inverosímil, acumula una larga lista de insultos, comparaciones, burlas y abominables análisis sobre sus méritos o facultades técnicas. Al gol de Wembley le siguieron noventa y nueve goles más, de todo tipo, bajo cualquier pronóstico, frente a rivales inmensos o pequeños, en campos imposibles, estadios feroces, durante los clásicos más enraizados o en partidos decisivos. En paralelo a su inigualable paso por Europa, Hernández está a punto de convertirse en el máximo goleador en la historia de la selección. Pero el significativo dato, tampoco convence a sus refinados críticos, que siguen juzgando el gol cien de Chicharito, como si fuera el primero. 

josefgq@gmail.com