Cartas oceánicas

"Chicharito", una atracción de circo.

La llegada de Antoine Griezmann al Atlético de Madrid, cerró cualquier posibilidad a Javier Hernández de jugar en el Campeón de España. El francés que junto a Carlos Vela en San Sebastián formó una de las duplas más productivas de la campaña anterior, completará el ataque de Simeone con Mandzukic, un nueve puro. No había mejor opción para Chicharito que fichar por el Atlético, pero los delanteros mexicanos no parecen llenar el ojo de los grandes clubes españoles. Queda la opción del Inter de Milán, sobre la que se ha discutido muchas veces durante el último año, un equipo muy duro, en una liga muy ruda. El futbol italiano no parece ser el destino ideal para Hernández, aunque la zamarra del Inter seduce. Es un clásico. Por lo pronto, tres argentinos forman la delantera nerazurri: Rodrigo Palacio, Mauro Emanuel Icardi y Rubén Botta. Un panorama complicado para cualquier atacante que pretenda encajar arriba, entre paisanos. Sin embargo a Hernández parece salirle un aliado de lujo. Javier Zanetti, la voz más autorizada y de mayor peso en el club italiano, encuentra interesante la opción de Chicharito. Salir del United es traumático para cualquiera, pero salir para llegar al Inter no parece tan grave. Van Gaal conoce perfectamente a Hernández y la realidad es que no lo quiere en su equipo. No le gusta. Si está en la gira del United por Estados Unidos para jugar la Challenge Cup, es porque los dirigentes norteamericanos del club inglés pidieron al cuadrado entrenador holandés llevarlo por su hipotético atractivo en la taquilla. Enseñarlo. Van Gaal miente cuando dice que quiere verlo. Chicharito es utilizado como una atracción de circo. Ya no es por futbol, es por dignidad que debe salir del United esta semana.  

 

josefgq@gmail.com