Cartas oceánicas

"Chicharito", entre Adidas y Nike

Sin Cristiano, pero sobre todo sin Xabi Alonso y Di María, Real Madrid perdió el equilibrio. La tarde que Javier Hernández encendía las redes sociales, la Real Sociedad de Carlos Vela (4-2 al 75’), las apagó. Goleado en Anoeta, el Madrid de Florentino Pérez luchó contra el de Ancelotti. Decidido a vender camisetas probando jugadores, el Campeón de Europa vuelve al kilómetro cero. Con dos atacantes, Bale por un costado y Benzema fuera de sitio, Isco entró para acompañarlos jugando por izquierda con James por derecha, donde se esconde y Modric completando un centro del campo cristalino, sin brío. El Madrid abandonó sus obligaciones sin balón. A falta de un medio centro defensivo, Kroos no lo es, perdió la brújula y el rigor. Defensivamente superado, con Pepe cubriendo más metros de los habituales y Ramos ejerciendo, otra vez, de delantero, el debate que por la tarde se había instalado en ataque, en pocos minutos volvió atrás. El fichaje de Chicharito que parecía inmediato antes del partido, terminó pareciendo innecesario sobre el final. Butragueño fue el primero en lavarse las manos diciendo que oficialmente no había nada. Ante el regreso de Jesé programado para octubre, y la confianza que necesita la cantera de Real Madrid -este año se deshizo de Morata-, la llegada de Hernández puede resultar una trampa del mercado. La ficha de Hernández del United al Madrid, es lo mismo que la ficha de Hernández de Nike para Adidas. En ese campo es donde Chicharito puede salir más rentable que Falcao, Negredo y Soldado. Las benditas camisetas de Florentino, malditas para Ancelotti, han logrado que el Madrid se descosa. Al Chicharito, buen jugador, el Bernabéu puede juzgarlo bruscamente, depende de la etiqueta.  

 

josefgq@gmail.com