Cartas oceánicas

Calabozos y dragones

Con cuatro partidos vuelve la Champions, dos de ellos lo mejor que veremos en mucho tiempo: Manchester City vs Barcelona y Arsenal vs Bayern Múnich. Estos equipos forman parte de la misma especie, tienen la llave que abre el cofre con los tesoros del juego. El del Etihad es un partido que lleva un rato esperando en el imaginario de las redes sociales. Una de esas fechas fluorescentes en el calendario al que Messi llega en su mejor forma de la temporada, como si se hubiera estado guardando para el del City, un juego con un plan de medios mundial. Todo lo que Messi sea capaz de hacer allí, Facebook y Twitter lo multiplicarán por cien. La Champions es su torneo, un especialista en estas épocas del año. Y aunque al City, las lesiones y una cruda derrota contra el Chelsea de Mourinho en Liga parecían desterrarlo, fue curiosamente una victoria mágica el sábado en la FA Cup contra el mismo Chelsea, la que le devolvió la libertad. El City escapó del calabozo. Lo mismo sucedió al Arsenal, líder durante buena parte de la Premier había caído al precipicio de una goleada histórica ante el Liverpool, pero ayer regreso, venciendo al mismo Liverpool que lo enterraba y a tiempo para recibir al mejor Bayern en el Emirates. El Arsenal huyó de los dragones, gracias, también, a la FA Cup. Los poderes curativos de la Copa. Martino, Pellegrini, Wenger y desde luego Guardiola, guardan los secretos de la magia blanca, tienen algo de sabios, druidas y hechiceros. La otra, la magia negra, la de calabozos, ogros y dragones es cosa de Mourinho, Simeone y Ancelotti. Menos cautivadores, igual de competitivos. En esto, un juego entre buenos y malos, se convirtió la Champions este año, sobrevive quien vence del dragón, quien huye del calabozo.  

josefgq@gmail.com