Cartas oceánicas

Brasil vs México: mentiras verdaderas

Los preolímpicos de México y Brasil empataron ayer en el Castelao. El partido, parejo dentro del campo, arroja estadísticas muy disparejas fuera de él. El futbol mexicano mide el crecimiento a partir de resultados que obtienen sus selecciones en fechas y torneos puntuales. Una gran mentira. México fue Campeón Infantil en 2005 y Olímpico en 2012 derrotando en ambas ocasiones a Brasil. Frente a estos resultados no hay nada que discutir. La verdad aparece con el tiempo, cuando el desarrollo del jugador mexicano se detiene y el del brasileño avanza.

Ayer, los jugadores que Raúl Gutiérrez prepara para los JO de Río 2016, acumulaban 55 mil quinientos minutos jugados en primera división, frente a los 86 mil seiscientos de los brasileños. En promedio, un futbolista brasileño menor de 23 años ha jugado 60 partidos en primera división. El promedio del futbolista mexicano con la misma edad es 42 partidos. Hasta ahí, las diferencias son importantes pero no parecen alarmantes: los brasileños debutan muy jóvenes. El problema es que de los 22 futbolistas mexicanos menores de 23 años convocados por Gutiérrez, ninguno juega en Europa. La convocatoria de Brasil, en cambio, contaba con diez jugadores fogueados en ligas europeas. De estos diez brasileños, cinco han jugado Champions: Fred del Shakhtar 546 minutos, Talisca del Benfica 319, Wallace del Mónaco 271, Rafinha del Barça 241 y Lucas Silva de Real Madrid 90 minutos. La preolímpica que ayer jugó por Brasil, acumula 27 partidos y mil 467 minutos en Champions. Casi 400 partidos y más de 20 mil minutos en clubes europeos de primera división. El único futbolista mexicano menor de 23 años que sigue el camino de los brasileños, es Jesús Corona. Diego Reyes desapareció. 

 

josefgq@gmail.com