Cartas oceánicas

Bielsa pone en juego su dignidad

Hace ocho días detallamos en este espacio las causas que llevaron a Bielsa a renunciar como entrenador del Athletic Club de Bilbao, ocho días después, una disputa similar, muy interpretativa en su forma, lo lleva a renunciar como entrenador del Olympique de Marsella. En ambos casos, Bielsa cruza el pantano sin mancharse. Queda frente a los medios, jugadores y aficionados, como un adalid de la verdad. La honradez de Bielsa no está en entredicho, pero tampoco debería ponerse en tela de juicio la integridad de dos clubes muy respetables en España y Francia. Athletic y Olympique son instituciones serias, de comprobada solvencia ejecutiva en Europa. No son un par de clubes improvisados por directivos de baja calaña, pero Bielsa, las ha dejado como organizaciones incumplidas, que faltan a la verdad y en las que no se puede confiar. Falso. Al Athletic y Olympique no les sobra el dinero, ni están en manos de jeques árabes, ni oligarcas rusos, acostumbrados a manejarse a capricho. Tienen consejos de administración muy severos que luchan cada temporada contra el salvaje modelo global del futbol europeo y logran sostenerse aquí con mucha legalidad. En ellos Bielsa encajaba a la perfección por esa fama de abanderado de la justicia, bien ganada, con la que navega por el futbol mundial. Bielsa dejó tirados a sus últimos dos clubes, clubes muy honorables, y tal parece que ningún otro equipo del mundo alcanza el intachable nivel de honorabilidad que exige este entrenador. En cambio, se le ve muy dispuesto a negociar con el jugoso futbol mexicano, donde existen pactos entre directivos, los jugadores son vendidos como reses y la televisión, programa convocatorias a medida. Bielsa está poniendo en juego su recia dignidad.  

 

josefgq@gmail.com