Radio Pasillo

Lo que le viene al América

Tras haber cumplido con una aceptable participación en el Mundial de Clubes de la FIFA al alcanzar la ronda semifinal ante el Real Madrid, el Club América deberá jugar el próximo domingo el partido por el tercer lugar ante el equipo Atlético Nacional de Colombia, un cotejo en el que es muy probable que Ricardo La Volpe utilice varios jugadores suplentes.

Lo anterior debido a que deberán viajar 24 horas para regresar a México y aterrizar el lunes por la noche, adaptarse al uso horario de nuestro país, tener un entrenamiento y jugar el próximo jueves frente a Tigres el partido de ida de la final del torneo apertura 2016.

Varios de los futbolistas de las Águilas rebasan los 30 años de edad y el desgaste del viaje a Japón les puede afectar. Gente como Paolo Goltz, Oribe Peralta y Pablo Aguilar no son jovencitos así que La Volpe deberá cumplir con el último juego del mundial de clubes midiendo el rendimeinto de sus jugadores para la final.

En términos de viajes, desgaste, compromiso y centenario, el Club América ha cumplido con el mínimo requerido la exigencia del prestigio que representa el centenario de su fundación. Sin embargo, su presidente deportivo, Ricardo Peláez prometió un título en junio pasado y la última llamada será el campeonato de la Liga Mx.

Es en situaciones como esta en la que los directivos del fútbol mexicano, y cualquier parte del mundo, deben tener cuidado con lo que prometen. Estoy convencido de que Peláez no recordó el periplo que tenía que pasar su equipo para ganar el título de Liga Mx, ni pensó que pudiera quedar fuera de la Copa Mx, además siendo eliminado por Chivas.

Eso de hacerle al político en campaña, prometiendo cosas, es algo que en el fútbol suele acabar mal, como cuando Miguel Herrera  prometió mínimo cuartos de final en el mundial del 2014. El directivo americanista pone en un punto de presión a su propio equipo con el último trofeo en disputa este año.

Lo que debió ser un semestre catalogado como bueno podría convertirse en fracaso ante una promesa no cumplida, y mire usted que América ya enfrentó a un club coreano, otro español y cerrará con un colombiano, mientras que su rival en la final, Tigres enfrentó a Veracruz, tuvo comida con John Milton y se quejó de que Santos Laguna no autorizó cambiar la fecha del partido de la jornada uno del próximo torneo.