Radio Pasillo

La última Copa Confederaciones

FIFA como la Liga Mx o la UEFA están buscando la forma de adaptar sus torneos y juegos de fútbol al nuevo formato que significa las pantallas de los dispositivos móviles.

El hecho de que las personas menores a 30 años de edad vean contenidos de entretenimiento en tablets o smartphones provoca que la atención de una competencia deportiva se disipe en la ola de “likes”, “clicks” o retuits que consigue una publicación en medio de un mar de información y comentarios.

La Copa Confederaciones tendrá su última edición este año en Rusia debido a dos cosas: la primera y más importante, a casi nadie le interesa el torneo, excepto a los paises que participan, y segundo, porque es una herencia de Joseph Blatter que, siendo como es la política en todo el mundo, Gianni Infantino no quiere tener en sus manos.

Blatter le quitó el torneo al Rey Fahd de Arabia en 1999 para convertirlo en Copa Confederaciones con el pretexto de que la FIFA le daría el carácter de oficial, luego le dio la sede al país anfitrión de la Copa del Mundo para que probara los asuntos operativos que tendría al siguiente año en el mundial.

El suizo Sepp Blatter uso el torneo como caja chica para sacar más dinero de los patrocinadores pero las audiencias son bajas y el torneo es insostenible en términos comerciales.

En México le dimos relativa importancia al torneo porque se ganó en 1999 venciendo en la final a Brasil por 4 goles a 3, en lo que fue nuestro máximo logro futbolístico internacional hasta la medalla de oro en los Juegos de Londres 2012.

Ricardo Lavolpe encumbró su paso como entrenador del tricolor en la Copa Confederaciones en Alemania 2005 pero también se vivió uno de los momentos más desconcertantes en la historia de nuestro balompié con el asunto de los jugadores Salvador Carmona y Aarón Galindo, que hasta la fecha, nadie sabe exactamente que pasó.

La Confederaciones sólo ha tenido tres campeones en su historia: México una vez, Francia en dos y Brasil siendo actual tricampeón del torneo.

Infantino tiene el proyecto de reemplazar la Copa Confederaciones con un mundial de 16 clubes.

La pregunta es ¿UEFA aceptará? y la otra, ¿los equipos europeos aceptarán? 

Así será como a partir del próximo sábado le diremos adiós a la Copa de Joseph Blatter para dar paso al mundial de Infantino.