Radio Pasillo

Había de dos sopas y una se acabó

El juego de esta noche tiene sólo un objetivo: ganar. Cualquier otro resultado provocará que el equipo Santos Laguna empiece a ver directamente el resultado de los partidos Veracruz contra Querétaro y Chivas frente a Puebla para saber como quedará su situación en la tabla del descenso.

En la visita que hará el conjunto lagunero a la fronteriza Tijuana esperamos ver como titular a Brian Lozano, quien en la Liga y Copa ha mostrado que está por encima de nivel de juego en comparación de varios de sus compañeros. El uruguayo puede sustituir a su compatriota Jonathan Rodríguez, a Jorge Tavares o Gael Sandoval, quienes han estado muy por debajo del nivel que mostraron el torneo anterior.

Los movimientos en la zona defensiva son fundamentales ante el colapso en el que entró el aparato defensivo por las ausencias y bajas de juego. Néstor Araujo está dando muestras de agotamiento físico, entre los calambres en Morelia y su mal partido frente a Tiburones Rojos, es claro que el seleccionado nacional necesita ayuda en la central. Jorge Enríquez hace lo que puede en una posición que no domina y que claramente le cuesta trabajo.

Se hace indispensable la presencia de Diego de Buen en el medio campo para jugar la doble contención con Ulises Rivas, quien no se dio abasto para cubrir el ancho del campo en el cotejo de la fecha 4, para tratar de disminuir las llegadas del rival en el mano a mano con cualquiera de los cuatro defensas laguneros.

Ahora bien, todo movimiento en la alineación titular o planeación del juego se va al bote de la basura si los futbolistas de Santos Laguna salen al campo a caminar, como sucedió en el partido frente a Tiburones Rojos.

No está permitido volver a dejar que el rival anote gol sin apretar en la zona defensiva. La apatía es el peor enemigo en el momento delicado que vive el equipo.

Infortunadamente, la falta de puntos en la tabla porcentual orilla a ganar como sea y en el método que quieran aplicar en el campo sintético del estadio Caliente. Si se tiran atrás con dos líneas de cinco jugadores, imitando lo hecho por Veracruz, igual se los agradecerá la tabla de cocientes, ya que empatar o perder no son opciones.

Así las cosas, de no obtener tres puntos, Santos Laguna seguirá dependiendo de otros equipos, lo cual, no está permitido.