Radio Pasillo

Los problemas de América finalista

Este asunto de las liguillas, que de por sí son obscenas, diría Oscar Aguirre, tendría un ingrediente adicional de obscenidad en caso de que América llegue a la final. Y antes de que el americanismo recalcitrante de la Comarca Lagunera, y resto del país deje salir sus ataques viscerales, les aviso que no me opongo a que las Águilas sea campeón. Para mí, es lo de menos.

Una final en el que se vea involucrado el conjunto de Coapa será un problema, tanto para él como para el otro involucrado, porque con la participación de la escuadra propiedad de Emilio Azcárraga Jean en el Mundial de Clubes de la FIFA que comenzará en siete días en Japón habrá un trastorno de la secuencia habitual de las liguillas.

La final se jugaría el jueves 24 y el domingo 27 de diciembre, lo que ocasionaría un trastorno en el desarrollo, planeación y ejecución en los partidos finales.De entrada, América viajará alrededor de 23, 400 kilómetros, ida y vuelta, al país del Sol naciente. Además, jugará al menos dos partidos, que podrían ser tres en caso de llegar a la final del Mundial de Clubes. Ese desgaste afecta a cualquier equipo.

El segundo finalista, Toluca o Tigres, deberá detener su nivel competitivo 18 días. Sus jugadores no podrán descansar y por el contrario, deberán jugar partidos de práctica, con quien puedan. Detener a un grupo de futbolistas profesionales casi tres semanas lo resiente el mismo Real Madrid, Barcelona o Bayern Munich.

Entonces, tendremos un campeón diferente, con condiciones poco favorables para la institución que levante el trofeo, porque tanto América como Toluca o Tigres habrán vivido situaciones a las que ningún otro campeón se habrá enfrentado en los 38 torneos cortos anteriores. 

Claro, todo esto parte de saber qué dicen los Pumas, en cuyo caso habrán reafirmado que el equipo que califica como número 6 a la liguilla no ha sido campeón nunca y las finales se jugarán en una secuencia normal, los días 10 y 13 de diciembre de este año. Y entonces todo tan normal como siempre.

¿USTED CREE?

Matías Vuoso y Santos Laguna negociaron durante 10 días un posible regreso del delantero argentino nacionalizado mexicano, todo caminó bien hasta que llegó el punto de fijar la duración del contrato.

“El Toro” solicitó dos años y el equipo le ofreció uno. El hubiera no existe, pero hubiera sido un aliciente su regreso, a nivel anímico, para una afición que está lo que le sigue de desesperada por refuerzos.