Radio Pasillo

Al perro más flaco se le cargan las pulgas

Otra vez Santos Laguna jugaba mejor que el rival (Cruz Azul), otra vez tuvo las mejores opciones de anotar en el primer tiempo, otra vez faltó el último pase o la definición para llevarse una ventaja mayor en los primeros 45 minutos.

Pero otra vez apareció un imponderable para que se viniera abajo un equipo que es endeble y con poca resistencia a las adversidades, en esta ocasión, la expulsión al defensa Jorge Sánchez.

El equipo lagunero fue superior a La máquina celeste en la primera mitad. Tan superior que el equipo dirigido por Paco Jémez tuvo su primer arribo al área visitante al minuto 34 y su primer remate a portería al 39.

Santos encontró el gol a través de un balón que le entregó Enzo Roco a Jorge Tavares para que mandara el centro al área y Julio Furch remató con la cabeza en medio de dos defensas cementeros. El africano tuvo en sus botines la oportunidad de ampliar la ventaja en un ataque que condujo en el que optó por pasar el balón a Jonathan Rodríguez pero la intervención de Omar Mendoza evitó el gol.

Gael Sandoval sacó un disparo cruzado, de izquierda a derecha, que pasó cerca de la portería de Jesús Corona.

La expulsión de Jorge Sánchez cambió todo y la reacción en cadena para la derrota santista, la cual calificó de simple. Al canterano albiverde le mostraron la segunda amarilla por interrumpir una salida de Ángel Mena tras un tiro de esquina a favor de Santos, así de simple.

El primer gol de Cruz Azul llegó cuando Ángel Mena estaba contra el banderín de tiro de esquina, marcado por dos jugadores de negro, pero el ecuatoriano resolvió el crucigrama con un simple taconazo para darle la pelota a Omar Mendoza quien mandó el centro al área, en donde Edgar Méndez se adelantó a José Abella para rematar al travesaño y el balón le quedó a Felipe Mora para definir el empate.

El segundo imponderable en contra de Santos fue la conmoción cerebral que sufrió Ventura Alvarado, lo que provocó que saliera del juego.

La debacle se consumó a 20 minutos de terminar el partido cuando Mendoza envió otro balón al área, el cual definió “Chaco” Giménez como en sus mejores días con Pachuca, con Abella como espectador en primera fila.

Al perro más flaco se le cargan todas las pulgas, así se define la derrota de Santos ante Cruz Azul. Pasó todo lo que este equipo no puede pasar. Sus propios errores mentales y de ejecución le cobraron factura. La falta de calidad en los laterales, Abella y Villafaña contribuyeron a la debacle.

El equipo no da para más. El torneo está naufragando para la escuadra lagunera. Todo y nada le afecta. Solventar las adversidades le cuesta un mundo, y ese mundo se le vino encima.