Radio Pasillo

222 millones

Cuando apenas el verano pasado se había roto la barrera de los 100 millones de euros en la transferencia que envió a Paul Pogba de la Juventus al Manchester United, pues resulta que en menos de 12 meses se alcanzó y rebasó la cifra de los 200 millones por un futbolista, en este caso Neymar.


Un jeque catarí llamado Nasser Al-Khelaifi fue el encargado de reventar la burbuja inflacionaria más grande en la historia del fútbol mundial. Lo que no pudo hacer Florentino Pérez en el Real Madrid o Roman Abramovich en el Chelsea, ni siquiera Mansurbin Zayed al Nahyan en Manchester City, lo consiguió el dueño de un país, el cual será sede de la Copa del Mundo 2022.


Cuando pensábamos que los chinos estaban fuera de órbita con los 40 millones de dólares mensuales que pagan de salario a Carlos Tévez pues resulta que Europa se contagia de la fiebre de pagar toneladas de dinero por un futbolista.


La espiral inflacionaria que causará la transferencia de Neymar se va a sentir en el fútbol mundial. De entrada las cláusulas de rescisión de contrato se volatilizarán. Se suponía que 222 millones de euros sólo lo pagaría un loco, bueno, ya surgió uno.


No hay forma de que los salarios, principal gasto corriente de todo equipo de fútbol, no vayan a resentir el alza que el mercado chino ya había ejercido con sus estratosféricas contrataciones de este año. El jugador que ganaba 10 ahora va a pedir 25 y quien cobraba 30 ahora pedirá 70 y así se van escalando las cifras.


Neymar es sólo el primero de varios jugadores que veremos moverse por encima de los 200 millones de dólares. Este año vimos como Manchester City contrató dos laterales en 80 millones de euros, es decir, el mercado de los futbolistas se está descontrolando y todo por el dinero árabe que está invertido en los clubes europeos.


Los rusos e ingleses que a principios de siglo parecían disparatados con lo que pagaron por jugadores como Sergio Agüero o Diego Costa hoy parecen infantes de kínder a lado de los cataríes, quienes tienen todo un país y petróleo para sacudir el mundo, incluido el fútbol.

ADICIONAL
Hoy juega Santos en Morelia, el asunto es simple, ganar. Ambos han empatado sus dos juegos de inicio en el torneo Apertura 2017.