Radio Pasillo

En medio de la tempestad

El fútbol es un negocio y como cualquier negocio necesita decisiones estratégicas que no son populares y que requieren aguantar la tempestad mediática que provocan en el océano de opiniones.

Ser dueño de un equipo de fútbol requiere piel gruesa e hígado de acero para resistir los cuestionamientos que provoca cada decisión que se toma. Por eso es que muchos propietarios de clubes en Liga Mx y Ascenso terminan por desertar de sus proyectos.

La lista de dueños de equipos que claudicaron en el camino es larga y variada en cuanto a los motivos que tuvieron para salirse del negocio del fútbol: Rafael Herrerias, Carlos Ahumada,  Emilio Maurer, Alejandro Burillo, Juan Antonio Hernández, Roberto Zermeño, Enrique Fernández, Antonio Leaño, Jacobo y Abraham Batarse, Salvador Necochea, Grupo Modelo, Salvador Martínez Garza, Mohamed Morales, Nicandro Ortíz, Jorge “Capi” Rodríguez, Moises Saba y recientemente Carlos Slim, entre muchos otros sufrieron en cartera propia las veleidades del fútbol mexicano.

Unos con más capital e influencia y otros con menos dinero pero al final de todo, su salida se debió a que gastaron más dinero del que ingresaron o no tomaron decisiones estratégicas que les permitieran solventar el negocio.

Casi todos los dueños que desertaron del balompié huyeron del pozo sin fondo que representó mantener los gastos operativos de un equipo de fútbol. En algunos casos, los patrimonios se esfumaron.

Así la historia, Alejandro Irarragorri tomó la decisión de tomar el estandarte de defender la renovación de contrato de los derechos de televisión de la Selección Mexicana con Televisa.

Alejandro también tuvo reconocimiento a su disciplina económica con la designación de la revista Forbes con el Fair Play Financiero que lo pone como el dueño de la tercera franquicia con mayor valor económico en la Liga Mx.

El asunto para el propietario del Club Santos será trasladar su disciplina financiera y toma de decisiones en el terreno deportivo, el cual es el que juzga el aficionado.

Para ello necesita contratar a una persona con conocimiento del fútbol, tema central del negocio. Sus altibajos de los últimos cinco torneos cortos están relacionados con la falta de “manejo” y conocimiento del aspecto cancha y vestidor del equipo.

Es así, el esfuerzo de mantenerse como propietario de una franquicia de Liga Mx requiere decisiones impopulares pero resultados que son amores.