Radio Pasillo

Nuestro límite en el fútbol mexicano

Octavos de final en Copa del Mundo, tercer lugar y alguna vez final de Copa América. Juego por el tercer sitio en Copa Confederaciones.

Pelear con Estados Unidos por el título de la Copa Oro.


Ese ha sido el tope del fútbol mexicano en los últimos 23 años.

La perspectiva es simple, para nuestra generación, no avanzamos sin embargo la realidad muestra que sí, aunque tendremos que ir treinta años para atrás, a partir de 1994.

Hubo una época en que la Selección Mexicana era un equipo de quinto nivel. No teníamos torneos internacionales, ni siquiera regionales, nos costaba un montón sacar un punto de la Copa del Mundo, en pocas palabras eramos el blanco fácil de cualquier selección de primer nivel.

El fútbol mexicano comenzó a desarrollar su parte de mercadotecnia pero alejada de lo deportivo, fue por ello que Argentina’78 fue la última Copa del Mundo en el que hicimos el ridículo.

Luego de las amargas experiencias de la eliminación para el mundial en España’82 y haber quedado fuera en Italia’90 por haber tenido directivos corruptos e ineptos en la Federación Mexicana de Fútbol, una pequeña porción de equipos se dio cuenta que se tenía que detectar, formar y desarrollar jugadores en las fuerzas básicas.

Pumas surgió como la primera gran cantera del fútbol mexicano que sirvió como base para los equipos de los años noventa que cambiaron los resultados de los torneos internacionales, siendo el principal aparador Estados Unidos’94 y un año antes la Copa América en Ecuador.

Luego apareció la cantera de Atlas como formadora de futbolistas más talentosos y mejor dotados tecnicamente. En la actualidad Pachuca y Chivas han enviado a la mayoría de los jugadores mexicanos a Europa.

Para el mundial dentro de seis meses en Rusia tenemos un grupo de jugadores competitivos pero con pésima dirección técnica.

En el fútbol mexicano no hemos aprendido que los niveles de toma de decisiones son fundamentales para entrar a la ronda de los ocho mejores.

Es muy probable que en Rusia 2018 nos elimine una mala decisión de Juan Carlos Osorio por colocar un central de lateral o contención, o tal vez esa absurda idea de que Carlos Vela no compite físicamente con los alemanes.


Somos un país de leones dirigidos por corderos, y eso nos limita...en el fútbol.