Radio Pasillo

El juego de hoy: 17 vs 18

En cualquier deporte hablar de que se van a enfrentar los últimos dos lugares en una competencia deportiva es sinónimo de bajo nivel. En la disciplina o deporte que sea solemos ver cosas lamentables cuando se enfrentan dos equipos que están en el fondo de la clasificación, ya sea Browns vs 49ers en la NFL o Filis vs Padres en las grandes ligas, el espectáculo suele ser deplorable.

Sin embargo, el partido de esta noche en el que Santos Laguna vuelve a participar en un partido que involucra a los últimos dos lugares, por tercera ocasión consecutiva en los torneos de apertura, tiene como principal objetivo salir de la zona del descenso. Sin conocer los resultados del martes por la noche, el destino del club albiverde sigue en sus manos, aunque tenga que espejear para ver los resultados de Tiburones Rojos, Atlas y Querétaro.

Pero el principio de tener una recuperación del terrible inicio de torneo es que se reconozca la problemática en la tabla de cocientes por parte de cuerpo técnico y jugadores del equipo santista. A partir de hoy se tiene que jugar para ganar y evitar el DESCENSO como lo está haciendo Veracruz o Puebla. No se puede subestimar el problema como lo han hecho José Manuel de la Torre y Gael Sandoval.

No se puede permitir seguir sacando arena para cavar el pozo porcentual porque sencillamente se acabó el colchón de puntos del que un día se gozó bajo el manto protector del Grupo Modelo. La situación que está viviendo la institución lagunera ya la vimos en los pasados dos años y sabemos que el asunto no acaba bien. No percibimos que la conciencia de los problemas haya permeado a los principales protagonistas del juego.

La realidad nos indica que Santos Laguna está jugando para sumar menos de 20 puntos en el actual torneo. El deseo es que el equipo se aplique para rescatar el campeonato con, al menos, 25 unidades, concediendo que se sume el 66% de los restantes 36 puntos que aún no se juegan.

Si el campeón está enfrente poco importa en este momento. Los futbolistas del conjunto de casa necesitan urgentemente un golpe anímico positivo que no les transmite el entrenador, quien por el contrario, cada vez se ve más desencajado en la banca.

Estoy de acuerdo en apoyar a la institución lagunera en medio de la crisis de resultados que se vive pero, siempre y cuando, todos estemos en el mismo canal: hay un problema porcentual que resolver de manera urgente, en plena conciencia de todos quienes estamos involucrados en el fútbol lagunero.