Radio Pasillo

La hoguera de las vanidades

El béisbol mexicano está metido en una encrucijada desde hace dos semanas con el tema de que Diablos Rojos y su equipo filial, Guerreros de Oaxaca, además de Tigres y Sultanes se salieron de la asamblea de presidentes de la Liga Mexicana por que no estaba agendado el tema de eliminar los peloteros mexico-americanos para la temporada 2017.

La reacción fue por demás sorpresiva.

La asamblea alegó que los cuatro equipos quejosos expresaron que abandonaban la liga de verano y los ofendidos acusaron al presidente de la liga, Plinio Escalante de favorecer a los restantes 10 equipos (tomar en cuenta que Broncos y Delfines no tienen directivas al día de hoy).Visto el espectáculo que protagonizaron los presidentes de equipos de la LMB, uno se pregunta ¿Quién les dijo que la liga sobrevivirá sin Diablos Rojos, Tigres y Sultanes? ¿Porqué la prisa de estos 4 equipos por eliminar a los peloteros mexico-americanos? No cabe duda que los directivos del béisbol en México son irresponsables y reaccionarios.

Justo en el momento en que la viabilidad económica y comercial de la liga está en juego, los presidentes (y algunos dueños de equipos) se ponen a jugar a ver quien tiene más poder.

La LMB busca mantener 16 equipos para la próxima temporada y encontrar quien se haga cargo de Broncos y Delfines es una tarea difícil. Además, han perdido a un socio importante en la persona de Ricardo Martín Bringas con la venta de Vaqueros Laguna.

Tigres está buscando casa porque en Quintana Roo no habrá más respaldo gubernamental. Olmecas, Saraperos y Rojos del Águila están en serios problemas financieros y extra deportivos.Agregue usted que la Liga Mexicana del Pacífico tiene planes de expansión, incluso a territorio que no es el Pacífico, como Durango y León.

Con todo lo anterior uno se sigue preguntando ¿de verdad es tema prioritario los mexico-americanos?El problema es que las sucursales del béisbol mexicano no producen 100 peloteros por año para cubrir la demanda de 16 equipos que deben cubrir cerca de 600 lugares.

Además, los mejores prospectos mexicanos se los llevan los equipos de ligas mayores a sus sucursales en Estados Unidos.Así que la discusión de los peloteros mexico-americanos es solo un pretexto para medir fuerzas de poder en medio de una tempestad que se avecina para la Liga Mexicana de Béisbol.