Radio Pasillo

Sin goles no hay puntos

No se trata de apoyo, respaldo, fe o creer. Se trata simple y sencillamente de anotar goles.

Al día de hoy no hay forma de consolar a un aficionado del equipo Santos Laguna, ni de darle palabras de aliento o de poder decirle que el futuro será mejor. No después del recital de errores que nos presentó su delantera en el partido de ayer en Ciudad Universitaria.

Las fallas fueron de todas formas y situaciones posibles. En apenas 20 minutos de juego, los santistas pudieron estar al frente en el marcador 4 goles por 1, sin embargo, la pelota se negó a entrar, los futbolistas no tuvieron capacidad de definir o la fortuna no sonrió. 

Apenas a los 3 minutos, Ulises Rivas envía un centro que Verón desvía y pega en el poste izquierdo. Una jugada después, Tavares hace una jugada individual en el área de Pumas, con par de recortes incluidos, que Alejandro Castro le tapa con oportuna barrida. Al minuto 9, otra vez Tavares conduce un contragolpe que termina con un disparo cruzado que alcanza a desviar la defensa universitaria.

A la siguiente jugada, Julio Furch queda solo frente a Saldivar, tras un centro notable de Néstor Araujo, que el argentino le estrella en la cara al portero de Pumas. Al minuto 11, Carlos Izquierdoz tiene un remate con la cabeza frente a Saldivar que manda por un lado. Al 27, Furch remata de palomita un balón que peinó en el área Ulises Rivas tras el cobro de un tiro libre de Osvaldo Martínez.

A partir de aquí se acabó la paliza que le estaba dando Santos a Pumas.

El entrenador Juan Francisco Palencia hizo un movimiento al minuto 30, sacó al defensa Alan Mendoza y metió al delantero Matías Britos, para lo que ya no hubo respuesta desde la banca albiverde. Entre que no hay opciones para mejorar el funcionamiento del equipo y que a José Manuel de la Torre se le hizo bolas el engrudo, lo que vimos fue un Santos cuesta abajo.

El primer tiempo lo cierra Pumas con un error de definición de Britos dentro del área y abre la parte complementaria con el gol de Nicolás Castillo en centro filtrado por Pablo Barrera. A partir de aquí se vino el caos en el equipo Santos dentro y fuera de la cancha, agregado el imponderable de la lesión de Carlos Izquierdoz que provocó que Jorge Enríquez terminara jugando de defensa central.

Todavía con el 1-0 en contra, Tavares falló un gol hecho que le puso Ulises Dávila, que origina el segundo gol de los locales. Y Furch desperdicia la opción más clara del torneo frente al portero puma. No hay palabras de consuelo, no las encuentro.