Radio Pasillo

La galaxia en Los Ángeles

Por su puesto que el equipo estadounidense cumple con el mote de Galaxia: Robbie Keane, Ashley Cole, Steven Gerard, Giovani Dos Santos o Nigel de Jong confirman que tienen nombres que son imán de taquilla.

Pero ya sabemos como es esto del fútbol, los nombres, las playeras o el dinero no te garantizan triunfos o títulos, por lo que el equipo Santos Laguna tiene su oportunidad de ganar la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf a base de su juego de conjunto.Claro que este asunto del juego de conjunto no ha aparecido en los últimos tres partidos del equipo dirigido por Luis Zubeldía en la Liga Mx.

El entendimiento entre líneas de Santos desapareció al minuto 16 del primer tiempo en el partido del América, cuando se lesionó César Ibáñez.A partir de ese momento el descontrol y la inseguridad se apoderaron de los jugadores santistas.

El hueco que se hizo por el costado derecho lo detectaron Pumas, Monterrey y América para hacer lo que quisieron por ese lado.Si bien es cierto que los mejores años de varias estrellas de la Galaxia ya pasaron, es un hecho que esos nombres tienen como principal valor su experiencia. Giovanni Dos Santos es el jugador que llega al equipo de Los Ángeles en plenitud de facultades. Al mayor de los hijos de Zizinho le toca, en teoría, explotar la banda débil de los albiverdes.

A Santos Laguna le urge que su medio campo aparezca, todo, completo, en conjunto, porque a base de individualidades se estará a expensas de que, otra vez, Agustín Marchesín ataje hasta lo imposible.Decir que Galaxy tiene desventaja por estar en pretemporada ya no es válido al enfrentar a Santos.

Porque Pumas salió con 9 suplentes y jugaron muy bien, tan bien que terminaron por cascarear y desperdiciar seis oportunidades claras y manifiestas de gol.Los futbolistas argentinos suelen jugar muy bien cuando tienen los reflectores encima, como Cristian Lucchetti que mostró su mejor nivel en la Copa Libertadores del 2004, sobre todo frente a River Plate, eso mismo esperamos hoy de Carlos y Diego, inspiración pura frente a la constelación de Los Ángeles.