Radio Pasillo

El fútbol de los sueños

En México nos hemos pasado el tiempo soñando y proyectando lo que no somos y no tenemos en el fútbol, hemos soñado con la Copa del Mundo pero no hemos jugado siquiera el quinto partido.

Creímos que con jugadores en Europa podríamos competir con países del primer mundo como Alemania, Italia o Brasil pero cada vez que nos topamos con ellos en el mundial o competencia internacional nos aterrizan en la realidad.

Nuestro país tiene una de las mejores infraestructuras en el continente americano, con una liga profesional competitiva y calidad en los futbolistas mexicanos. 

A lo largo de nuestra historia futbolística hemos sido los reyes de los juegos amistosos. Hemos visto partidos cerrados y competidos en Alemania, Holanda o, como hace tres días, en Bélgica.

Nuestras fases de grupo en las Copas del Mundo han sido notorias y en algún caso brillante pero cuando llegamos a la etapa de los juegos de eliminación directa no aguantamos ni el primer round.

Ya sea por que nuestro némesis, los penales aparecieron en Estados Unidos’94, o porque a Manolo Lapuente se le ocurrió meter a Raúl Rodrigo Lara como defensa central o por el golazo de Maxi Rodríguez en Alemania 2006 o porque no era penal en Brasil 2014,2 nuestra historia está repleta de muchos motivos por los no hemos sido lo que queremos ser: ganadores.

Juan Carlos Osorio se ha encargado de aminorar los sueños de grandeza de los aficionados al fútbol mexicano desde que llegó como entrenador de la Selección Mexicana.

Todo este asunto de poner centrales de laterales y no usar contenciones naturales nos da una sensación de que será igual que los últimas seis ediciones de las Copas del Mundo, o tal vez peor.

Pero uno nunca sabe de las cosas que se vale el fútbol para abrirle paso a los equipos menos ganadores para darles un momento de triunfo.

Tal vez y sólo tal vez ahora que las expectativas son bajas acerca de lo que puede obtener la selección nacional sea el momento en que ningún jugador sienta presión de ganar lo que ninguna otra selección mexicana ha obtenido, el quinto partido.

Uno nunca sabe en que situaciones incómodas responde mejor el futbolista mexicano. Hay una generación talentosa pero que no piensa mucho en su responsabilidad deportiva.

Bueno, tal vez llegue esa luz de razonamiento. Se vale soñar.