Radio Pasillo

Uno y faltan 29 puntos

En términos de resultado y desarrollo de juego, para el equipo Santos Laguna fue lo mismo del pasado domingo 17 de julio de 2016, cuando, entonces dirigido por Luis Zubeldía, empató sin goles con Tigres con el TSM.

Similar al partido del pasado sábado en el estadio del Volcán, los felinos se salvaron de perder aquel partido de la fecha 1 del torneo Apertura 2016 gracias a los remates laguneros que terminaron en los postes de la portería de los regiomontanos.

Otro asunto que no ha cambiado mucho de julio de 2016 a enero de 2017 es que la generación de oportunidades claras y manifiestas de gol en Santos Laguna no es abundante. El único futbolista con capacidad de generar jugadas ofensivas es Gael Sandoval, a partir de él todo lo demás son esfuerzos individuales de Jonathan Rodríguez o Jorge Tavares para recorrer 40 o 50 metros para ir a portería contraria en busca del gol, como sucedió en la última jugada del delantero uruguayo en la que quedó mano a mano con Enrique Palos y el balón se estrelló en el poste izquierdo.

La diferencia entre el cotejo del sábado anterior con el juego de julio del año pasado es que el equipo dirigido por Ricardo Ferretti tenía mayoría de jugadores suplentes, en total ocho. Iván Estrada, Juninho y Guido Pizarro fueron titulares en el partido de vuelta de la final frente al América.

Para el equipo felino debe ser una muy buena recompensa terminar con un punto en la bolsa al inicio del torneo Clausura 2017, sin pretemporada y con mayoría de futbolistas suplentes.

Furch, Tavares y Rodríguez aún les falta muchos minutos de juego para establecer un ataque que genere jugadas claras de gol para aspirar a ganar los partidos sin depender de tres o cuatro opciones cada 90 minutos.

La zona defensiva de Santos se vio muy bien. El apoyo de dos contenciones naturales como Diego de Buen y Ulises Rivas benefició en mucho a los laterales Jorge Sánchez y Gerardo Arteaga. Los dos canteranos santistas están protegidos por gente de calidad como Izquierdoz, Araujo y de Buen lo que permite mejores marcas y recorridos defensivos.

Con Sánchez se debe corregir su toma de decisión con la pelota, conduce varios metros con balón controlada pero termina por entregar al rival. El equipo albiverde no está para que lo tomen mal parado en el recorrido de líneas hacia el frente, como sucedió varias veces el semestre pasado.

La mayoría de quienes estamos involucrados en el fútbol deseamos que el equipo Santos Laguna tenga un torneo muy diferente al anterior, lo que debe construirse a partir del próximo domingo frente al Veracruz, con el cual perdió hace cinco meses.