Radio Pasillo

Lo que se envidian Santos Laguna y América

Las Águilas le envidian a los Guerreros el fútbol que ejecutan en la cancha. Siendo América un equipo en el que (se supone) que importa ganar y “el como”, el conjunto de Coapa ha hecho lo que puede con lo que tiene. Ricardo Antonio abandonó el lavolpismo por dos razones, la primera: porque comenzó el actual torneo con tres derrotas consecutivas, una victoria en los primeros seis juegos y perdió el clásico ante Chivas. El entrenador argentino sabía que su puesto estaba en riesgo.


La segunda: las lesiones. Si al día de hoy vemos al adolescente Diego Lainez es porque se lesionaron Carlos Darwin Quintero, Cecilio Domínguez y Renato Ibarra, por lo que La Volpe decidió echar mano de un ‘casi niño’, con talento, quien funciona como revulsivo en medio de lo que era una crisis.


Por supuesto que Santos le envidia al América sus resultados en los más recientes 7 partidos, en el que las Águilas han obtenido cinco triunfos, de los cuales 3 han sido con marcador de 1-0, además de dos empates sin derrota, es decir, la escuadra capitalina ha sumado 17 de los últimos 21 puntos que ha disputado. En el mismo lapso, los albiverdes han obtenido 10 unidades como resultado de dos victorias, cinco empates y una derrota.


Otra cosa que le envidiará América a Santos es la media de contención, porque La Volpe no utiliza ningún jugador que domine la posición, ya que optó por poner ahí a William Da Silva quien simplemente no cumple con esa función. En el partido anterior el brasileño fue amonestado apenas al minuto 12 y no se entiende como fue que Gallos Blancos no aprovechó esa situación. Por mucho, Diego de Buen y Ulises Rivas son mejores contenciones que Da Silva.


El juego del próximo domingo presenta una disyuntiva para el club lagunero: ganar como sea, abandonar el fútbol ofensivo que le ha permitido generar varias oportunidades claras y manifiestas de gol en los 14 juegos anteriores y optar por meterse en el “nuevo lavolpismo”, defenderse en propia cancha y esperar que el rival se equivoque en una jugada para generar el gol.


La presión de los resultados está en contra de Santos y eso se palpa en el ambiente del equipo. Los puntos apremian y calificar a la liguilla pende de un delgado hilo que se llama triunfo. Demasiado peso acumulado para el juego frente al América.