Radio Pasillo

Y sin embargo, el problema se llama descenso

Como ha sucedido en tres de los últimos cuatro torneos cortos, el propietario del Club Santos Laguna, Alejandro Irarragorri habló a los aficionados del equipo albiverde a través de los medios de comunicación para dar, otra vez, una disculpa y un mensaje de compromiso, pero, a diferencia de las otras dos aparaciones, ahora fue con los 28 futbolistas del plantel de jugadores.

La primera vez que Irarragorri apareció para respaldar a su equipo, fue el 24 de marzo de 2015, y terminó en el quinto título del Club Santos en su historia.

La segunda vez, 21 de septiembre de 2015, Alejandro aplicó el “mea culpa” para liberar de responsabilidad a Pako Ayestarán de un torneo, que a la postre, terminó en 17 puntos.En las últimas dos comparecencias de Irarragorri (21 de septiembre de 2015 y 26 de septiembre de 2016) ha repetido este calificativo: “crisis profunda”.

Toda la retórica y sentimientos expresados el pasado lunes por el equipo Santos Laguna evitaron el tema principal: descenso, que por el hecho de no pronunciarse no significa que no existe.La institución Santos es muy querida por la Comarca Lagunera, es parte de nuestra familia, del día a día.

Es por ello que nos preocupa su actual situación porque es como un enfermo que recae. Hace un año estaba en crisis y en la actualidad volvieron a aparecer los síntomas y agravados.La solución de la profunda crisis empieza por hablar y aceptar que se está involucrado en el descenso. Además, se tienen que analizar y rectificar los procesos y decisiones internas que están ocasionando las recaídas.

Si bien es cierto que sólo los jugadores resuelven los partidos en la cancha, también es cierto que hay una estructura deportiva que no está contribuyendo a que los resultados sean positivos.Los aficionados del equipo Santos han respaldado y soportado dos años de, en general, resultados negativos.

Los seguidores de Santos han buscado de mil formas mantener el ánimo para apoyar al equipo, desde septiembre de 2014 cuando apareció el primer síntoma de la profunda crisis.

El desgaste de dos años de malos resultados es normal, dentro y fuera de la institución, con un breve receso con el título del torneo Clausura 2015, pero que también aportó su baja cosecha de puntos que hoy tienen al querido equipo en el lugar 14 del descenso, solo arriba de Jaguares, Veracruz, Necaxa y Morelia.

La razón por la que hubo una tercera comparecencia del propietario del Club Santos es evidente, el equipo está en profunda crisis, pero ahora, ya está de por medio la permanencia del equipo en primera división.