Radio Pasillo

La despedida

Lo definió Jonathan Orozco tras el juego del pasado miércoles: “el equipo necesita un milagro” para superar a Toluca. Inmediatamente vino a mi mente la respuesta de Pedro Caixinha cuando le preguntaron del milagro de remontar una eliminatoria frente a León: “¿milagros? los de Guadalupe”.

Así que el partido del sábado frente a los Diablos Rojos suena más a una despedida del torneo Clausura 2017 la cual, espero, sea digna. Sería una lástima que un equipo que jugó bien al fútbol en la fase regular y que fue competivo en 15 de las 17 jornadas sea recordado sólo por el partido de ida de los cuartos de final.

La liguilla le cobró la factura de participación al equipo Santos.

Los errores puntuales de Jonathan Orozco y Jorge Villafaña en buscar un balón por alto o la pelota que le entregó Jorge Sánchez a Enrique Triverio o la falta de condición física al cierre del partido que se reflejó en el cuarto tanto de los toluqueños fueron directo al marcador.

Errores tan notables se presentaron poco en el desarrollo del torneo para los santistas pero justo en el momento de jugar la liguilla aparecieron como si esperaran escondidos tras bambalinas. Fue sorprendente ver a Néstor Araujo fallar en la entrega de un balón. Desconcertante observar que Osvaldo Martínez cobrara tan mal los tiros libres y de esquina, un corto circuito generalizado del que no se salvó nadie.

Y sin embargo, la escuadra lagunera generó sus opciones claras y manifiestas pero la ausencia de gol no cambió. Diego de Buen tuvo dos balones dentro del área, Carlos Izquierdoz un remate de cabeza tras el cobro de un tiro de esquina, Emiliano Armenteros un mano a mano con Alfredo Talavera, quien además atajó un disparo raso con mano derecha de Jonathan Rodríguez.

El partido de vuelta de cuartos de final en el remozado estadio Nemesio Diez, espero sea una muestra de carácter del plantel de jugadores que nos permita albergar la esperanza de que el equipo seguirá el trayecto de mejorar su desempeño para el torneo Apertura 2017.

Una parte fundamental para el estado de ánimo del propio equipo es probarse que lo del pasado jueves queda atrás y se debe seguir reconstruyendo en base al buen trabajo que se realizó este semestre.

Al actual torneo no le faltaron emociones para los aficionados de Santos Laguna, contrario al torneo anterior, ahora bien, si llega un milagro en Toluca, ¡qué mejor!