Radio Pasillo

Lo que debería preocuparnos

Camino al programa posterior al juego Santos Laguna frente a Tigres del pasado sábado en el TSM, quedé a 15 metros de la trifulca en la explanada sur del TSM. Se veía un movimiento de personas de un lado para otro y como volaban los botes de basura y barriles de cerveza.

Por supuesto que hubo miedo.Luego de ver las imágenes de mi compañero camarógrafo Efrén Muñoz, quien estuvo en medio de la bronca, las fotografías en redes sociales de las personas lesionadas como Adriana Balderas y escuchar las historias de un gran número de personas que estuvieron en el área del estacionamiento del TSM, tengo que decir que debemos agradecer a la vida que todos están para contarlo en éste planeta.

De los hechos del pasado sábado en el TSM debe preocuparnos que la escalada de violencia ha aumentado.

Por primera los afectados son mujeres y personas de la tercera edad, además que hubo agresiones a padres de familia que protegían a sus hijos menores de edad, es decir, gente indefensa e inocente.Pero los involucrados en el tema: equipos, Liga Mx y cuerpos de seguridad están preocupados por una sola cosa: dejar en claro que ninguno tuvo la culpa de haber iniciado los hechos violentos, cuando todos tenemos una dosis de responsabilidad.

La directiva de Santos Laguna señala a los aficionados Tigres como responsables de comenzar la gresca. La directiva de Tigres dice que sus aficionados fueron provocados y que tenían poca seguridad.

La policía de Torreón enfatizó que el problema surgió con personas que no estaban el cerco de seguridad que se instaló para los aficionados visitantes. La Liga Mx se hizo a un lado del asunto y se lo remitió a la Comisión Disciplinaria, la cual, desde sus oficinas con personas que no estuvieron la noche de los hechos darán una resolución.

¿Cuesta tanto aceptar a todas las partes que tienen responsabilidad en los hechos?

Que el operativo de seguridad falló, por supuesto que sí, las imágenes de Efren Muñoz son contundentes. Que el equipo Tigres tiene aficionados inestables psicológicamente, claro que sí. ¿Quién con un poco de conciencia golpea a una mujer o agrede a un padre de familia con su hijo en brazos? Los medios de comunicación también debemos poner nuestras barbas a remojar y tomar decisiones para promover nuestra convivencia social, sino se puede, entonces cada quien siga con sus asuntos en el mundo globalizado.

El veto al TSM parece inevitable, incluso, la misma directiva de Santos ya ha hablado de aceptar la sanción, es lo de menos, lo demás, es que ya se cruzó un límite en la violencia y el camino ya no tiene regreso. Si la solución es que no vuelva a tener presencia un aficionado de Santos en Monterrey o de Tigres y Rayados en el TSM, que así sea.