Radio Pasillo

“El crack” en el corazón de los aficionados

Yo juro que escuche ese sonido cuando se quiebra la rama de un árbol o al romper un lápiz, pero era el corazón de los aficionados al béisbol de la Comarca Lagunera al enterarse de que Ricky Álvarez fue cambiado a los Leones de Yucatán.

No recuerdo una reacción tan enconada de los seguidores al béisbol de nuestra región por la decisión de una directiva del equipo Unión Laguna. Viene a mi mente el malestar cuando en plena temporada Paco Guerrero fue cambiado al entonces Tigres capitalinos.

Lo noticia que se confirmó el pasado lunes fue un shock de ondas expansivas que cimbró la historia del béisbol lagunero. Reacciones encolerizadas, incredulidad,  negación y desilusión se proyectaron a través de las redes sociales y de los dos programas de televisión que dedican su contenido al béisbol en la Comarca Lagunera.

Pocas veces el béisbol ha superado en opiniones, interés y raiting al fútbol en los últimos 25 años en la región lagunera. Acostumbrados a un equipo perdedor y de pocos recursos económicos, el fanático al equipo Vaqueros creyó encontrar en la nueva directiva un futuro prometedor y de menos penurias en comparación con propietarios anteriores, sin embargo, el castillo de naipes se cayó en un sólo movimiento.

Años le costó al equipo Unión Laguna tener un pelotero referente, casi puedo asegurar que desde las épocas de Dave Stockstill que no se tenía un ídolo hasta que llegó Ricky Álvarez.

Me queda claro que la ejecución de la orden del cambio no fue proyectada en sus efectos locales. Arrancar un ídolo es un golpe difícil de asimilar para el aficionado pero si a eso le añadimos la falta de explicaciones a nivel directivo del movimiento, que data desde la salida de Crenshaw, crea un caos mayor ante la falta de una comunicación efectiva y directa.

Los sentimientos se agolpan en la afición: la preferencia está en el Kukulkan. El cambio de peloteros es desigual. El equipo se está desmantelando. La temporada se fue por la borda. ¿Cuál es la respuesta a estos sentimientos? El silencio.

En lo personal el mensaje estaba implícito cuando la directiva dio de baja a Dustin Crenshaw, y le siguieron Marco Quevedo, Enrique Lechuga, Brad Snyder, Ricky Álvarez, Mikael Cleto y Edgar Osuna: se hará lo que se pueda con lo que se tenga.

Ojalá y en algún momento se explique todo lo ocurrido este temporada en Unión Laguna, aunque sea en los años venideros. Pegar la rama será muy difícil.