Radio Pasillo

En busqueda de la felicidad

El equipo Santos Laguna le ha ofrecido a su afición motivos para ser optimista en el futuro y después tener felicidad, tras las dos victorias en el TSM sobre Gallos Blancos y Tuzos. En los últimos cuatro torneos cortos se han ganado pocos juegos en casa, por lo que se justifica el festejo.

Lo que sigue llamando mi atención es el deseo incontrolable de un sector de los aficionados a señalar con el dedo acusador a uno o dos jugadores por su desempeño en la cancha, el caso específico es Julio Furch. Del delantero argentino entiendo dos cosas: fue el refuerzo estelar del club albiverde para el actual torneo y se le contrató para anotar goles.

A partir de lo anterior y dando seguimiento puntual a Furch en el actual torneo tengo que escribir que ha sido un jugador que le aporta al equipo en el juego de conjunto. Como ejemplo, sin la participación de él, Diego de Buen, Gael Sandoval y Tavares no hubiera existido el gol del triunfo frente a Pachuca. Nada más en esa jugada hablamos de tres futbolistas a los que se les ha atacado de manera inmisericorde.

Misma situación tuvo Jorge Tavares al inicio del actual torneo. Un sector de la afición lo calificó de tronco, inútil y pecho frío. Resulta que dos jugadas ejecutadas por él dieron seis puntos, es decir, mostró que tiene talento para ser titular indiscutible, incluso por encima de Rodríguez. Y sin embargo, debemos estar conscientes de que el africano va a fallar en cualquier momento.

Esa necesidad enfática de poner el dedo índice en el desempeño de un jugador no queda más para el aficionado santista, en un plantel de jugadores en el que todos, sin excepción, están expuestos a cometer errores, debido a que, con excepción de Araujo, son futbolistas promedio, que ponen a disposición del juego de conjunto sus virtudes y defectos.

Lo mismo se puede equivocar Orozco en una atajada como en Tijuana, que Izquierdoz en la entrega de un balón, o Sánchez puede perder una marca, que Furch, Osvaldo, Gael o Rodríguez pueden fallar una opción de gol o Rivas y De Buen pueden perder una pelota en medio campo.

Santos es competitivo y mejor equipo en relación al torneo anterior. Hoy frente a Rayados, el cuadro lagunero busca una hazaña: ganar 3 juegos consecutivos en casa, parece fácil pero ni el líder del actual torneo, Toluca, lo consiguió en su oportunidad.