Radio Pasillo

El azul no es como lo pintan

A pesar de la burla de la que es víctima Cruz Azul y su situación en el actual torneo, y los cinco anteriores por no haber calificado a la liguilla, el actual equipo dirigido por Paco Jémez no juega tan mal como el lugar 12 de la tabla de posiciones indica con 5 puntos. 

He visto tres partidos de la Máquina Celeste en el presente torneo y en todos debió tener un mejor resultado. En el juego frente a Pumas, mínimo, empatar de no haber sido por los errores de definición que tuvieron frente a la portería de “Pikolín” Palacios. Con Rayados debieron ganar por las oportunidades de gol que generaron, sobre todo, tras la expulsión de Walter Ayoví y la jornada anterior frente a Gallos Blancos, otra vez falló la definición y las atajadas de Tiago Volpi fueron los factores que evitaron el triunfo celeste.

El ataque de los Cementeros tiene una característica similar a la que enfrentó Santos Laguna el pasado fin de semana: velocidad. Ángel Mena es uno de los principales generadores de servicios en Cruz Azul pero Martín Cauteruccio no termina por explotar como el goleador que busca el equipo capitalino.

Joao Rojas y Martín Rodríguez atacan por las bandas desde la zona de volantes, con desborde constante, por lo que será otra prueba de primer nivel para los jóvenes laterales de la escuadra lagunera, Jorge Sánchez y Gerardo Arteaga, ambos elementos pasaron la prueba en Guadalajara.

La situación de Santos en el actual torneo con un plantel de jugadores corto, en el que se cuenta con 13 jugadores, provoca que la resistencia defensiva sea la base sobre la cual se consigan los puntos.

En la medida que la defensa mantenga su extraordinario nivel de juego el invicto se mantendrá.

La ofensiva santista no dio el salto de calidad que se espera en el encuentro frente a Chivas, por lo que se siguió dependiendo de la pelota parada. Para buscar más oportunidades de gol y desahogó defensivo, es urgente que Sandoval, Martínez, Rodríguez, Tavares y Furch empiecen a jugar en conjunto porque los esfuerzos asilados por llegar a la portería contraria le van facilitando el trabajo defensivoal rival.

Ni el azul está desteñido ni el albiverde sobrado de color.